La Guardia Civil de la Comandancia de Guadalajara, en el marco de la operación “Protozoos”, ha detenido a 14 personas como presuntas autoras de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas que operaban las localidades de Marchamalo, Cabanillas del Campo y Guadalajara.

Catorce detenidos por suministrar droga a jóvenes de Guadalajara y CabanillasLa denominada Operación “Protozoos” se inició a finales del pasado mes de febrero gracias a la estrecha colaboración existente con la Policía Local de Cabanillas del Campo, que informó a la Guardia Civil de la Comandancia de Guadalajara de la existencia de un grupo de jóvenes que se dedicaba a la venta de sustancias estupefacientes a pequeña escala “menudeo” a jóvenes de la localidad en lugares de ocio y en espacios públicos de la localidad.

La Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil, responsable de esta investigación, pudo comprobar gracias a los distintos servicios realizados la veracidad de las informaciones aportadas por la Policía Local. Se pudo constatar la existencia de un grupo de jóvenes que tenían organizado un auténtico “supermecado de la droga” y que se dedicaban a la distribución de hachís, cocaína, marihuana y cristal (MDMA) en bares y en parques de las localidades de Cabanillas del Campo, Marchamalo y Guadalajara.

Una vez centrados los objetivos de la investigación, entre los días 4 y 17 de octubre se realizaron 5 registros domiciliarios, cuatro de ellos en Guadalajara y uno en Cabanillas del Campo, en los que se logró detener a 14 personas (5 en Cabanillas del Campo y 9 en Guadalajara) con edades comprendidas entre los 24 y los 40 años de edad, responsables de la distribución de las sustancias estupefacientes.

Se ha han incautado 4.513 gramos de hachís, 3.000 gramos de marihuana, 254 gramos de cocaína preparados en dosis para su distribución y 160 gramos de MDMA (Cristal).

También se han intervenido más de 15.000 euros, un vehículo, un ordenador portátil, 15 teléfonos móviles, 6 balanzas de precisión, una escopeta de caza y distintos objetos y efectos para la preordenación al tráfico de drogas.

Como consecuencia de esta operación, según la Guardia Civil, “se ha logrado retirar del mercado a un grupo muy activo que operaba en las localidades Marchamalo, Cabanillas del Campo y Guadalajara, y que centraba toda su actividad en la venta de sustancias estupefacientes a nuestros jóvenes”.