Castilla-La Mancha ha superado este año las 200.000 noches en alojamientos rurales en los meses de julio y agosto por primera vez en la historia, elevando así el listón histórico del turismo rural en la región.

Castilla-La Mancha bate su récord histórico de pernoctaciones en turismo rural en agosto y supera las 200.000 en la temporada alta de verano
Los alojamientos de turismo rural han superado en el mes de agosto las 118.000 pernoctaciones por primera vez en la historia en Castilla-La Mancha, con la provincia de Guadalajara registrando el segundo mayor crecimiento del país.

Los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística al respecto de los alojamientos rurales sitúan al mes de agosto de 2020 como el mejor mes en la historia del sector en materia de pernoctaciones, con más de 118.000 noches, un 8 por ciento más que en el mismo mes del año pasado, un incremento que sitúa a la región como la segunda comunidad autónoma con mayor crecimiento en el país y que se ha producido incluso pese a un descenso en el número de viajeros.

La consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, ha valorado que el récord en materia de pernoctaciones en el conjunto de los meses de julio y agosto “se sustente en un incremento notable de la estancia media en los alojamientos rurales de la región” y reconoce que las cifras de turismo rural “suponen una buena noticia para el sector turístico ante el impacto del COVID”.

Castilla-La Mancha cerró el mes de agosto con 118.180 pernoctaciones en alojamientos de turismo rural, según las cifras publicadas por el INE en el día de hoy. Eso supone un crecimiento del 8 por ciento con respecto al mes de agosto del año pasado, y también el mejor mes en materia de noches rurales de la región en toda la serie histórica.

El nuevo récord se ha conseguido pese a un descenso en el número de viajeros, una circunstancia que también se dio en el mes de julio, por lo que el aumento en el número de pernoctaciones en la temporada alta estival se produce gracias a un incremento importante de la estancia media, de más de medio punto. “Es un elemento importante porque en un contexto de menor movilidad, a causa del COVID, hemos conseguido fidelizar la estancia de los viajeros, que es uno de los objetivos fundamentales que nos hemos marcado en nuestra estrategia de promoción”, ha indicado la consejera.

Patricia Franco también ha destacado el comportamiento de las cifras del turismo rural en tres de las cinco provincias de la región, con Guadalajara registrando el segundo incremento en el número de pernoctaciones más elevado del país, con un crecimiento del 43,4 por ciento con respecto a agosto del año pasado, y con notables crecimientos también en las provincias de Ciudad Real (8,5 por ciento) y Albacete (9,9 por ciento).

El crecimiento en los datos de turismo rural en la región, hasta alcanzar el máximo registro histórico en materia de pernoctaciones en el acumulado de julio y agosto, supone un respiro dentro del impacto de la crisis sanitaria en la actividad turística en la región y en el conjunto del país.

“Vamos a continuar haciendo un esfuerzo importante en materia de promoción de Castilla-La Mancha como destino de interior y pidiendo al Ministerio que esa promoción de los destinos de interior se acometa también a nivel nacional”, ha explicado Patricia Franco, que ha valorado en este sentido “la recuperación de los Planes de Sostenibilidad Turística, tres de los cuales, en su primera convocatoria, se van a ejecutar en Castilla-La Mancha”.

 
Comparte esta noticia: