La diputada nacional del Partido Popular por la provincia de Cuenca, María Jesús Bonilla, ha advertido hoy que la subida del impuesto del diésel planteada por el Gobierno de Sánchez, con el apoyo de Podemos, perjudicará directamente a los bolsillos de los conquenses.

Bonilla advierte que la subida del impuesto del diésel planteada por el Gobierno Sánchez “perjudicará directamente a los conquenses”
La diputada nacional señala que en la provincia de Cuenca hay más de 118.000 propietarios de vehículos diésel que tendrán que pagar el impuestazo de Sánchez y Podemos, de ellos casi 4.000 tractores industriales, 33.400 camiones y furgonetas y 81.140 turismos y resto del parque móvil

Bonilla, que ha comparecido hoy en rueda de prensa, ha lamentado que la idea que maneja el Gobierno de Sánchez es equiparar gradualmente el impuesto especial del gasoil, que está en el 30,7, al de la gasolina, que es de 40,25. Es decir, “la carga impositiva aplicada al diésel subirá hasta los 9,55 céntimos, un 31 por ciento”.

En el contexto de la provincia de Cuenca, la diputada nacional ha señalado que en la actualidad hay más de 118.000 propietarios de vehículos diésel que tendrán que pagar el impuestazo de Sánchez y Podemos, de ellos casi 4.000 tractores industriales, 33.400 camiones y furgonetas y 81.140 turismos y resto del parque móvil.

“Ahora, pongámonos en el caso de lo que supondría la subida del diésel para todos ellos, que en muchos casos son propietarios de varios vehículos por motivos de trabajo, como agricultores, ganaderos, transportistas, taxistas, comerciales, repartidores etc. y es que llenar un depósito de 60 litros de gasóleo pasaría de costar 74 euros a 79,7 euros, es decir, casi seis euros más”, explicaba Bonilla  a la vez que ha puesto como ejemplo, un uso razonable de 20.000 kilómetros al año, con un consumo medio de 6 litros y 10 céntimos de subida por litro, supondría un pago extra a los conquenses de 120 euros al año.

Pero esta subida del diésel que pretende perpetrar el PSOE junto con el apoyo de Podemos va más allá, indicaba la diputada por Cuenca. Y es que si hablamos de los miles de hogares conquenses, sobre todo aquellos que están en las zonas rurales, que es donde se utilizan más las calefacciones de gasoil, estos verán incrementada su factura los meses de invierno en 36 ó 38 euros”.

Por lo tanto, continuaba Bonilla, “el señor Sánchez está engañando a todos los españoles cuando dice que la subida del diésel es un impuesto que van a pagar los más ricos; miente porque quienes lo van a pagar y sufrir son la clase media y trabajadora, los autónomos, las pequeñas y medianas empresas, las familias y esas personas que día a día intentan sacar adelante sus pequeños negocios en los municipios de Cuenca”.

Por ello, el Partido Popular se ha opuesto frontalmente a la subida de este impuesto -al igual que al resto de impuestos que pretende subir el PSOE con sus Presupuestos para 2019- porque es tremendamente injusto para los bolsillos de los españoles y los conquenses, y además porque responde a los peajes que tiene que pagar Sánchez a sus socios populistas e independentistas  por  estar en La Moncloa. “Y más lamentable si cabe es que tanto Page, en representación del PSOE de Castilla-La Mancha, como Sahuquillo en Cuenca, traicionen de esta manera a los conquenses convirtiéndose en copartícipes de esta subida de impuestos”, advertía.

EDUCACIÓN IGUAL PARA TODOS

Asimismo, Bonilla ha denunciado como otro de los peajes que está pagando Sánchez a sus socios independentistas para mantenerse Moncloa y con el que está traicionando su obligación de defender la unidad de España, es el tema relacionado con la educación.

Por ello, ha anunciado que el PP va a presentar en el Congreso de los Diputados una Proposición de Ley para que el Estado recupere las competencias en materia de Educación, como así viene recogido en nuestra Constitución, “y conseguir que todos los niños de España tengan contenidos comunes, evaluaciones diseñadas por el Estado, se refuerce la competencia de la alta inspección y que recaiga en el ámbito nacional la selección del profesorado”.

“Es una realidad que el nacionalismo catalán ha ido programando, a lo largo del tiempo y de forma sistemática, planes de estudio en los que las señas de identidad españolas han sido marginadas para dar paso al adoctrinamiento progresivo independentista; y esto es algo que quiebra, por un lado, el derecho a mantener la unidad de España, y por otro, el derecho a la igualdad de oportunidades y de obtener una educación igual en toda España”, explicaba.