El pasado sábado 10 de agosto se celebró la 5ª edición del Boina Fest, el 1er festival contra la despoblación soriana y de la Serranía Celtibérica en Arenillas (Soria). Sin duda alguna, en esta edición de 2019, el festival ha dado un paso más  y más grande que nunca en su ya exitosa trayectoria. Si en sus tres primeras ediciones reunió alrededor de unas 400 personas y el año pasado ya supero las 500, en esta ocasión ha reunido en torno a 800 personas.

Boina Fest reúne en Arenillas a 800 personas de más de 100 pueblos de la Serranía Celtibérica, 56 sorianos, y otros de 22 provincias y 10 nacionalidades diferentesHacía más de 40 años que no se veían semejante cantidad de personas en Arenillas, y fue cuando tras varias manifestaciones de la juventud en el año 80, lograron que se celebraran las primeras fiestas patronales de la zona en democracia a las que acudían más de un millar de personas especialmente los días de vaquillas y de concursos de tiro al plato.

Las reservas de acampada finalmente ascendieron hasta las 200 con lo que se multiplicaron por 4 respecto al año anterior, rebasando los cálculos previos de triplicarse. Entre coches, furgonetas y alguna autocaravanas se contabilizaron también más de 200 vehículos en la zona de acampada y el parking general, y tanto el albergue como el edificio municipal de la Peña y una casa privada dieron cobijo a 37 músicos y a 4 fotógrafos colaboradores. Y por si todo esto fuera poco, además, las casas de Arenillas rebosaban entre familiares y amigos que abarrotaron todas las habitaciones disponibles en este pequeño pueblo en el que apenas habitan 52 personas en invierno, de los cuales 11 son menores de edad.

Fue un éxito total, cientos de personas de 102 pueblos de Soria y de la Serranía Celtibérica, bajo un mismo concepto resumido en un photocall en el que se podía leer “1.310 pueblos unidos jamás serán vencidos”.En él, los asistentes marcaron sus pueblos de origen, incluso, los de fuera de la Serranía, los escribieron a boli. Hubo asistentes de hasta 23 provincias: Alicante, Barcelona, Burgos, Cáceres, Cádiz, Cantabria, Córdoba, Cuenca, Guadalajara, Huesca, Madrid, Navarra, Palencia, La Rioja, Salamanca, Segovia, Soria, Tarragona, Toledo, Valladolid, Vizcaya y Zaragoza; y de hasta 10 países diferentes (España, Rumanía, Inglaterra, Alemania, Italia, Portugal, Holanda, Marruecos, Sáhara Occidental y México).

A primera hora de la tarde Djammal generó carcajacadas con un gamberrismo artístico que sorprendió y después llegó el turno de los grupos seleccionados de la Serranía Celtibérica: Proyecto Hérmetico tuvo que hacer un bis, Black Luminescent pusieron a toda la plaza a tono a pesar de su juventud y Cristosaurio hicieron saltar a todos los asistentes desde el minuto uno. Tras ellos actuaron Noiah, muchos ya conocían sus canciones y el ambiente festivo estaba ya apunto de explotar y fue con la llegada de Balkan Bomba, con la plaza abarrotada, cuando definitivamente explotó del todo la energía acumulada a lo largo de todo el día por todos los asistentes. A los que aún les quedaron fuerzas para darlo todo con los mejores covers de Versionalia y el Dj Mad Coldosky que fue un cierre apoteósico.

Además el festival contó con la presencia de Virginia Barcones, Vicesecretaria general del PSOE de Castilla y León que ya ha mostrado su apoyo en otras ocasiones al pueblo de Arenillas y a los proyectos que actualmente lleva a cabo en su lucha contra la despoblación desde hace ya casi 40 años.

La organización considera que este año ha sido un punto de inflexión en el cual se apoyaran de cara al posible crecimiento de este festival 100% colaborativo. De hecho, si ha crecido en afluencia y visibilidad, es gracias a que la colaboración ya ha sobrepasado las fronteras de Arenillas y muchas otras personas y colectivos han colaborado ya. Ejemplo de ello son los acuerdos a los que se llegó este año con la Universidad Internacional de Catalunya, con Oliver Heras Videographer y con la Carrera Popular de la Riba de Escalote.