El Ejecutivo de Castilla-La Mancha ha aprobado, en la reunión ordinaria de su Consejo de Gobierno, la convocatoria de ayudas para impulsar proyectos de formación y contratación en prácticas de jóvenes desempleados de la región inscritos en el Sistema de Garantía Juvenil. La convocatoria comprende una cuantía en ayudas de 6,4 millones de euros y tiene previsto subvencionar 60 proyectos en los que tomarán parte 865 personas.

Aprobados 6,4 millones de euros para la formación y contratación en prácticas de jóvenes desempleados de Castilla-La Mancha
La convocatoria tiene como mejorar las posibilidades de inserción laboral de los jóvenes desempleados a través de la formación profesional para el empleo y la práctica profesional, y subvencionar 60 proyectos que alcanzarán a 865 personas beneficiarias.

La consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, ha destacado el fin de estas ayudas, que buscan proporcionar a las personas jóvenes, previa realización de un itinerario socio-laboral individualizado, la formación necesaria para la obtención de un certificado de profesionalidad, facilitando con su acceso al mercado de trabajo, la ocupación y la adquisición de práctica laboral en un entorno real. Todo esto se enmarca en el compromiso de mejorar la empleabilidad de los desempleados y desempleados de la región, para garantizar sus posibilidades de acceso a un trabajo estable y de calidad.

“La formación es necesaria y estamos apostando por los programas de formación dual que apuestan por el certificado de profesionalidad y por las prácticas en las empresas, que muchas veces son la mejor entrevista de trabajo para todos nuestros jóvenes”, ha asegurado la consejera.

En la convocatoria se incluyen aquellos de formación y práctica para jóvenes y otro específico de formación y práctica para jóvenes en riesgo de exclusión, entre los que se incluyen, entre otras, personas que tienen un grado de discapacidad igual y superior al 33 por ciento o mujeres que tienen la condición de víctimas de violencia de género. En todo caso, las personas jóvenes participantes pueden estar empadronadas en algún municipio de Castilla-La Mancha.

Los proyectos se desarrollan en dos fases

Patricia Franco ha especificado que los proyectos subvencionables se desarrollarán en dos fases: una primera fase en la cual las personas jóvenes realizan la formación correspondiente a un certificado de profesionalidad, y una segunda fase en la que las personas que obtienen el certificado de profesionalidad podrán realizar voluntariamente prácticas no laborales en empresas pertenecientes a sectores relacionados con la formación impartida. La cuantía de la convocatoria, 6,4 millones de euros, se destina en un 68 por ciento a la formación y orientación de jóvenes desempleados de la región, en un 9 por ciento a becas y en un 23 por ciento a la realización de prácticas no laborales Además,

Además, para formar parte de la convocatoria de ayudas, las iniciativas requeridas cumplir con una serie de requisitos, tanto en su fase formativa como en la práctica no laboral en empresas, e incluir subvenciones en concepto de formación desarrollada por las entidades beneficiarias; orientación laboral; becas del alumnado participante; y prácticas no laborales.

Al igual que sucede con el Plan de Empleo por la Igualdad, y frente a la demografía demográfica, las zonas prioritarias y los municipios ITI tienen especial acceso a la hora de acceso a las ayudas del Sistema de Garantía Juvenil; en concreto, recibirán una valoración de 10 puntos.