Andrea Motis en el Buero Vallejo, el jueves, 29 de noviembreTEATRO AUDITORIO BUERO VALLEJO

Jueves, 29 de noviembre

20:30 h.

Ciclo Jazz Guadalajara: ANDREA MOTIS & JOAN CHAMORRO GROUP

Entrada: 12 euros

Con la música de ídolos de la talla de Louis Armstrong i Chet Baker, la joven trompetista y cantante Andrea Motis lleva, junto con Joan Chamorro, sorprendiendo al público desde 2012, año en que Quincy Jones se fijó en ella y la invitó a compartir escenario en el Festival de Peralada. El disco se titula Emotional Dance y está editado bajo el legendario sello Impulse!. Se grabó en Nueva York con una banda formada por músicos catalanes y norteamericanos y está producido por Jay Newland y Brian Bacchus (conocido por su trabajo con Norah Jones y Gregory Porter).

Impulse! es uno de los sellos más emblemáticos de la historia del jazz, garantía de calidad y plataforma para algunos de los artistas y registros más notables del genero desde 1960. El catálogo de Impulse incluye artistas de la talla de John Coltrane, Charles Mingus, Duke Ellington, Archie Shepp, Freddie Hubbard, McCoy Tyner y Carla Bley, entre muchos otros. Con el disco Emotional Dance, Andrea Motis y Joan Chamorro se suman esta interminable lista. Una prueba más que a fuerza de talento, solidez, carisma y trabajo se han convertido en uno de los fenómenos más sorprendentes que ha dado el jazz europeo en los últimos tiempos.

SOBRE EL DISCO

Tras editar seis discos aclamados por la crítica junto al bajista Joan Chamorro; la trompetista, cantante y compositora afincada en Barcelona, Andrea Motis hace su debut en solitario bajo el sello Impulse! Records con el álbum Emotional Dance. La impresionante avenencia que la artista ha venido cultivando con Chamorro en los últimos siete años permanece intacta en Emotional Dance.

Entre las destacadasinterpretaciones que contiene el trabajo discográfico están, además de la del mencionado bajista, la del pianista Ignasi Terraza, el batería Esteve Pi y el guitarrista Josep Traver como núcleo duro de la formación. Al igual que con Chamorro, Motis ha grabado y girado de forma constante con estos músicos.

Chamorro coproduce Emotional Dance con Brian Bacchus y Jay Newland. Y gracias a la sabia sugerencia de Bacchus y del director artístico de Universal Records, Jean-Philippe Allard, Motis completa la formación con la colaboración de un ramillete de músicos norteamericanos – el vibrafonista Warren Wolf, el acordeonista Gil Goldstein, el saxo barítono Scott Robinson y el percusionista Café Da Silva.

El famoso saxo tenor norteamericano Joel Frahm, que ha colaborado anteriormente con Motis y Chamorro, también participa en tres temas. “Invitamos a [Joel] a tocar con nosotros en Barcelona en 2016. Su actuación fue tan memorable que supimos que queríamos contar con él en el álbum”, comenta una entusiasmada Motis.

Aunque Andrea Motis sólo tenga 21 años, su madurez musical supera con creces la expectativa de sus años. Esto se debe a que comenzó a tocar la trompeta a los siete años y tres años después comenzó a estudiar jazz en la Escuela Municipal de Música de Santa Andreu con Chamorro, quien reclutó a Andrea poco después para que formase parte de su banda, aun siendo ella una adolescente. Mientras seguía estudiando en el colegio fue miembro de la Sant Andreu Jazz Band durante nueve años en los que grabó ocho discos y tocó en directo con nombres de la talla del trombonista Wycliffe Gordon, el saxofonista Jesse Davis, el clarinetista Bobby Gordon y el saxofonista Dick Oatts, entre otros. Además de la trompeta Motis toca el saxo alto. Pero se estrenó como cantante con la banda de Chamorro. “La trompeta siempre ha sido mi instrumento principal”, dice Motis cuando se le pregunta si prefiere su faceta de instrumentista o la de vocalista. “Tocar la trompeta es como meditar para mí, es una parte muy importante de mi vida. Pero no quiero tener que elegir solo una de mis vertientes artísticas, porque adoro tocar todas”.

En Emotional Dance, la interpretación vocal de Motis se convierte en la protagonista escénica. Andrea Motis posee un encantador y versátil alto, con un sutil vibrato y un fraseo sucinto que le ha valido parangones con referencias estilísticas como Billie Holiday y Norah Jones. Su destreza vocal se revela de forma inmediata en el clásico de Charles Daniels y Richard Whiting que abre el álbum, He’s Funny That Way. Quizás no sea una coincidencia que este tema clásico del jazz se suela asociar desde hace mucho tiempo a Lady Day. Motis y su ensemble hacen ciertamente justicia a la composición, resaltándola con un contratiempo de la época del swing por antonomasia, que va pavimentando el camino para introducir el absorbente solo de Robinson. Motis le sigue con un delicioso solo de trompeta que acentúa su tono ácido y su certero sentido del swing melódico.

Motis ve Emotional Dance como una ampliación y una evolución respecto a su trabajo con Chamorro. Como en sus anteriores proyectos, el nuevo álbum contiene su proporción equilibrada de clásicos del jazz. Además de He’s Funny That Way, Motis realiza otras cautivadoras versiones del tema de Franck Loesser Never Will I Marry, de la canción de Cole Porter You’d Be So Nice To Come Home To, de Eddie Jefferson Baby Girl, de la canción de Johnny Mercer I Remember You, del corte de Horace Silver Señor Blues y finalmente del tema de Antonio Carlos Jobim y Vinicius De Moraes Chega de Saudade.

Emotional Dance desvela el crecimiento de Andrea Motis como artista con la inclusión de las composiciones La Gavina, de Federico Sires Puig, Louisiana o Els Camps de Cotó, de Els Amics de les Arts, y Matilda, de Perico Sambeat. En los tres temas Motis canta en catalán por primera vez en una grabación.

La última canción incluso incluye el acompañamiento y el solo del ondulante saxo soprano de Sambeat. Motis también muestra por primera vez sus dotes de compositora, firmando tres temas del total de catorce que componen Emotional Dance. La primera canción compuesta para el álbum fue If You Give More Than You Can, una enternecedora balada con una letra sincera que aborda el sentimiento de verse atosigado por la muchas responsabilidades. En I Didn’t Tell Them Why, Motis muestra su parte más vivaracha, mientras canta acerca de mantener un romance incipiente en secreto, mientras que la gallardía hard-bop de su pieza instrumental Save the Orangutan es representativa de su poderío y capacidad de improvisación a la trompeta cuando comparte con Frahm el peso del liderazgo.

En lo que respecta a la brillante canción que da título al álbum, el pianista Ignasi Terraza la compuso hace bastantes años como una pieza instrumental. Andrea Motis ni siquiera conocía la habilidad de Terraza para la composición hasta que no escuchó la canción en la radio. “Pensamos que el título de la canción era muy representativo de nuestras emociones mientras grabábamos este primer álbum para Impulse! Records”, dice Motis.

“El título implica todos los cambios positivos y la nueva dirección que hemos tomado con mi música, además de reconocer que las cosas se van moviendo en la dirección correcta”