La Asociación de Municipios en Áreas de Centrales Nucleares (AMAC) ha trasladado ante la Asamblea General del Grupo de Municipios Europeos con instalaciones nucleares (GMF) su preocupación por el futuro cierre de las centrales nucleares en España, así como la necesidad de diseñar planes de desarrollo alternativos a esta actividad de la que depende de forma importante la economía de estos municipios.

AMAC traslada en el GMF su preocupación ante el futuro cierre de las centrales nucleares y la necesidad de poner en marcha planes de desarrollo alternativos
 Confía en que el Gobierno comience a desarrollar en breve los Planes Nacionales para la Transición Justa en las zonas nucleares

El presidente de AMAC, Pedro Sánchez Yebra, así como los miembros de la comisión de relaciones externas de la Asociación, participaron este martes por videoconferencia en la cita anual del GMF. Debido al brote de COVID-19, la Asamblea y seminario de GMF se ha llevado a cabo de forma telemática este año.

El seminario se ha centrado en los principales problemas a los que se enfrenta cada país del GMF con respecto a la energía nuclear y los desechos radiactivos y que afectan a nivel local.

En el mismo ha participado Marià Vila d’Abadal, como asesor de AMAC, quien ha comentado la situación actual en España, con un escenario que contempla el cierre de todas las centrales en 2035 dentro de un plan nacional del Gobierno consensuado con las eléctricas.

En este sentido, ha mostrado la gran preocupación para los municipios nucleares que supone este escenario y para el que trabajan en planes de desarrollo alternativos en estas zonas cuya economía depende de forma importante de las instalaciones nucleares.

Plan Nacional para la Transición Justa

El Plan Nacional para la Transición Justa prevé políticas concretas en los lugares donde se van a cerrar actividades energéticas importantes, de forma consensuada con los agentes implicados en la zona para fomentar la creación de actividad económica.

Dichos planes ya han comenzado en las zonas del carbón y desde AMAC confían en que puedan empezar en breve en las zonas afectadas por cierres de centrales nucleares, si bien “no tenemos todavía un calendario claro al respecto”, señaló Vila d’Abadal.

En este sentido, resaltó que desde AMAC se han diseñado planes de desarrollo de actividad en las zonas ya afectadas como son Garoña y Zorita, y esperan la colaboración directa de la administración para lograr generar una actividad alternativa en las mismas.

Por otra parte, también se comentó la situación de la gestión de los residuos radiactivos en nuestro país. Recientemente, la empresa pública de gestión de los residuos radiactivos en España, Enresa, presentó un borrador del 7º Plan General de Residuos Radiactivos.

En el mismo se contempla la ampliación del centro de almacenamiento de residuos de media y baja actividad de El Cabril, en Hornachuelos, un proceso en el que AMAC está implicada y está en diálogo con Enresa para determinar los pasos necesarios para el desarrollo de esta instalación.

Por otra parte, el séptimo Plan continúa apostando por el ATC como solución temporal para el combustible gastado y los residuos de alta actividad hasta la búsqueda definitiva de un almacén geológico profundo.

Ante este hecho, AMAC recuerda que los municipios nucleares que pertenecen a la asociación se mostraron siempre favorables a la construcción de un almacén centralizado para toda España, que gestionase los residuos de alta actividad procedentes de todas las centrales nucleares.

A partir de ahora, AMAC considera que se abre una oportunidad para que, en el marco del 7º Plan General de Residuos Radiactivos, se cuente con todos los afectados para conseguir el mayor grado de consenso posible que garantice una solución tras la paralización del proyecto de Villar de Cañas.

 
Comparte esta noticia: