La diputada regional del Grupo Parlamentario Popular (GPP) en las Cortes de Castilla-La Mancha, Claudia Alonso, ha criticado “la obsesión y la persecución de Page a la libertad religiosa, al querer quitar la asistencia religiosa en los hospitales, colegios y residencias asistenciales de la región”.

Alonso ha manifestado que “tras el ataque de Page a la libertad de Educación asistimos a un nuevo ataque a los derechos fundamentales, como es en este caso el derecho a la libertad religiosa”.

En este sentido Claudia Alonso ha denunciado la falta de sensibilidad de un gobierno “más preocupado por recuperar los fantasmas del pasado que por solucionar los problemas reales de nuestra región”.

Además ha subrayado que “resulta triste y cruel que Page quiera que un paciente en un hospital no pueda recibir la extremaunción o que enfermos o mayores no puedan tener un cura que les confiese, en lugar de estar preocupado porque más de la mitad del paro de toda España en el mes de febrero haya sido de Castilla-La Mancha”.

Por lo tanto, “en lugar de preocuparse por solucionar los problemas de la región, Page se dedica a cargar contra la Iglesia para contentar a Podemos, pero lo que realmente preocupa a la ciudadanía es que en la sanidad pública no den citas para algunas especialidades debido al elevado número de personas en listas de espera que hay desde que gobierna Page o que la economía de la región esté empezando a empeorar”, ha concluido.