Ábalos llama casposos a los aficionados a los toros olvidando que su padre fue novillero (nacido en Cuenca)El ministro de Fomento José Luis Ábalos llamó recientemente “casposos” a los aficionados a los toros. El también secretario de organización del PSOE decidió insultar así a los aficionados a este espectáculo culturalmente e históricamente español y del que, sin ir más lejos, el propio padre del ministro de Ábalos formó parte el pasado siglo.

Aun a día de hoy, tal y como recoge okdiario, el ministro Ábalos conserva carteles taurinos de su padre Heliodoro Ábalos, que adoptó el nombre de ‘Carbonerito’ en el ruedo, un prometedor novillero nacido en 1942 en la localidad conquense de Carboneras de Guadazaón. De ahí el apodo que adoptó como torero. El padre del número dos socialista se ganó, en los meses que formó parte del toreo, el apelativo de “torero rojo” por sus afinidades políticas. ‘Carbonerito’ se ofrecía gratis para organizar corridas de todos en favor de la causa republicana. Fue su temporada de mayor éxito, aunque el estallido de la Guerra Civil en 1936 borró su nombre del libro de la tauromaquía para siempre. Nunca más pisó un ruedo o, al menos, nunca más quedó registro de ello.

Las enciclopedias taurinas dan testimonio de la carrera de un novillero sin picadores, que toreó poco más de una veintena de tardes entre los años 1934 y 1935. El estallido de la Guerra Civil frustró la trayectoria de un torero al que las reseñas de la época calificaban de “valiente y prometedor”. En una reseña de mayo de 1935 se le menciona como un torero “que promete por su arte, por su valor y por su deseo siempre visible de satisfacer al respetable”.