La Confederación de Empresarios de Cuenca denuncia que el pasado 2018 ha sido el año del siglo con peor balance entre nacimientos y defunciones según señalan los datos del INE.

2018 ha sido el peor año del siglo en la provincia de Cuenca haciendo balance entre nacimientos y defunciones
La Confederación de Empresarios de Cuenca ha realizado distintos cálculos con los datos del INE y quiere hacer un llamamiento para trabajar en contra de la despoblación y es que estos datos vienen directamente causados por el envejecimiento de la población y la marcha de los jóvenes a trabajar a otras provincias.

Por todo ello, la Confederación de Empresarios pide que se tomen medidas para frenar esta estadística negativa, directamente relacionada con la despoblación que sufre la provincia, ya que está provocada por la marcha de los trabajadores jóvenes cualificados y el hecho de que Cuenca esté principalmente poblada por unos habitantes envejecidos.

Así, en 2018, con datos todavía provisionales, el INE apunta que se han producido en Cuenca 1.103 muertes más que nacimientos, por encima del resto de años desde el 2.000, incluido 2017 cuando se produjeron 1.078 más fallecimientos que alumbramientos.

De hecho, en el año 2018 se produjeron en Cuenca 1.258 nacimientos, mientras que en este mismo período de tiempo se lamentaron 2.361 fallecimientos.

Desde el 2.000

Asimismo, CEOE CEPYME Cuenca también ha calculado el balance existente desde el año 2.000 y el saldo resultante es que han fallecido 13.412 personas más de las que han nacido.

En este punto, en la provincia de Cuenca han muerto 44.170 personas desde el año 2.000 mientras que han nacimiento 30.758, superando las muertes a los alumbramientos en un 43,60% en lo que va de siglo.

El año del siglo con más defunciones en la provincia de Cuenca ha sido 2017 con 2.480 fallecimientos, mientras que ha sido 2008 el ejercicio con más personas nacidas con 1.867.

Asimismo, apunta que en 2017 fallecen la provincia 399 personas más de lo que lo hacían en el año 2.000, un 13,70% más, y nacen 220 personas menos en este período, un descenso del -13,57%.