La empresa pública Tragsa ha decidido paralizar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectaba a más de 1.300 trabajadores, 63 de Castilla-La Mancha, y que había empezado a ejecutar con la entrada del nuevo año, según ha informado a Europa Press en fuentes del sindicato CSIF.