Román “Nos preocupan las familias y tratar de dar una solución lo más inmediata posible, priorizando la seguridad”
El alcalde de Guadalajara, Antonio Román, ha aportado hoy nuevos datos sobre la situación

El alcalde de Guadalajara, Antonio Román, ha ofrecido nuevos datos sobre el desalojo que se ha producido esta semana de las familias residentes en viviendas sociales de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Ayer mantuvo una reunión en el consistorio con la consejera de Fomento y sobre la una de la tarde le fue entregado al Ayuntamiento un informe realizado por la empresa a la que la JCCM ha encargado la valoración de la situación del edificio.

De manera inmediata, tal y como ha destacado Román, los técnicos municipales iniciaron los trabajos de valoración de dicho informe. Cabe recordar que lo que se requirió a la JCCM era una valoración técnica-diagnóstica, las actuaciones inmediatas a realizar para paliar los problemas que motivaron el desalojo y el proyecto correspondiente. Una vez revisado por los servicios técnicos municipales el informe elaborado por la JCCM, se determinó que el contenido del mismo no era suficiente para determinar el realojo de los ocupantes. “Esto no quiere decir que no esté garantizada la seguridad- destaca Román-, sino que esta circunstancia, con el informe aportado al Ayuntamiento por parte de la JCCM, no quedaba documentada”.

El alcalde, que ha mostrado el informe de los servicios técnicos municipales, ha destacado que en él se requiere al gobierno autonómico “la justificación y aclaración del tipo de cimentación realmente ejecutada y del sistema estructural existente en la zona de la escalera principalmente afectada, ya que la información aportada no es suficiente”. También se solicita el “proyecto de apeo provisional que defina las actuaciones que con carácter urgente se llevarán a cabo con un plan de seguimiento de las patologías detectadas”. Una vez los servicios técnicos municipales reciban dicha información y se garanticen por parte de la JCCM las condiciones de seguridad y habitabilidad, “se deberá aportar por la propiedad en el plazo máximo de un mes el correspondiente proyecto de apeo y consolidación del edificio como solución definitiva”.

Antonio Román ha subrayado que “queremos que el realojo se realice a la mayor brevedad posible pero, reitero, garantizando siempre la seguridad de los vecinos. El Ayuntamiento está con una actitud plenamente colaborativa. Esto es un problema que hay que solucionar. Es responsabilidad de GICAMAN,  pero el Ayuntamiento lo que desea es que las familias vuelvan cuanto antes a sus hogares en condiciones de seguridad. Ahora mismo nos preocupan las personas y dar una solución lo más inmediata posible.

Por último, el alcalde ha manifestado que se están recibiendo llamadas alertando de grietas y otras deficiencias en otro edificio situado en la calle Laguna de Taravilla, que tiene el mismo proyecto constructivo que el de Laguna La Colmada. Ante esto, tal y como ha señalado, “se ha reclamado a GICAMAN que se nos informe sobre la situación de seguridad del mismo”.