El PP denuncia que el alcalde de Arcas prima su interés partidista al desarrollo económico del municipio
Los populares también piden explicaciones a González Mena ante la desproporcionada “puesta en escena” llevada a cabo para cerrar las instalaciones del Hostal Restaurante Isis, sin orden judicial, y que en ningún momento se haya personado ni dialogado con los propietarios

“Una actitud antidemocrática y partidista, que antepone a cualquier interés general de su municipio y al desarrollo económico del mismo”. Así ha definido el Partido Popular de Cuenca la última actuación del alcalde de la localidad de Arcas, Joaquín González Mena, en su municipio, dónde ha ordenado clausurar un local hostelero, “sin darle a su propietario la más mínima opción de buscar soluciones alternativas”. Según la opinión de los populares, la puesta en escena que llevaba a cabo Mena el pasado sábado, “fue una muestra más de su gobierno caciquil y autoritario” apremiando a que las fuerzas de seguridad se presentasen en el Hostal Restaurante Isis de la localidad sin disponer, ni tan siquiera, de una orden judicial. “Eso sí, él no tuvo ni tan siquiera la valentía de aparecer por el lugar, responsabilidad que transfirió a otros funcionarios del Ayuntamiento de Arcas”.

El PP muestra su perplejidad ante la constante oposición del alcalde de Arcas al desarrollo de su municipio y no entiende cómo quiere frenar el desarrollo de un negocio y obstaculizar la creación de puestos de trabajo, “no le importa la creación de riqueza y oportunidades y prima su interés partidista al interés general del pueblo”.

Esta decisión de González Mena de instar a la clausura de un local que lleva en pie desde hace 15 años comenzaba de manera insistente el pasado 2015 cuando su propietario, Isidoro Ortega, según ha denunciado él mismo públicamente, era elegido concejal del Ayuntamiento de Arcas por un partido que, obviamente, no es el socialista.

Y es que la “inquina y torpedeo a los empresarios de Arcas” por parte del alcalde no es nueva. Hace ya un año que los propietarios de negocios del pueblo han comprobado cómo sus recibos de basura han llegado hasta a triplicarse a lo que hay que sumar la continua subida del Impuesto de Bienes Inmuebles, IBI. Especialmente significativa es la insensibilidad del alcalde con la Residencia de Mayores de la localidad, donde pagan ahora la basura un 1.500 por ciento más cara que hace meses y el citado IBI ha subido un 24 por ciento.

“El afán recaudatorio de un alcalde no debe traducirse en ahogar a sus vecinos a través de impuestos, sino con medidas que potencien la creación de negocios y de empleo y no cerrándolos”, afirman desde el Partido Popular, máxime, recuerdan los populares, “cuando Mena no tiene problemas en malgastar dinero al embarcarse en procesos judiciales que, encima, pierde y cuyas costas procesales tienen que asumir los vecinos de Arcas”, en alusión al recurso que presentaba contra la Diputación Provincial y que, recientemente, era desestimado por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.