Después de que la Olma Vieja, muriera, víctima de la grafiosis, el Ayuntamiento de Pareja le dedicó, en las inmediaciones de las pistas deportivas de la villa, un parque, que desde el año pasado lleva su nombre. Hasta allí fue trasladado el tronco de este símbolo, que preside un espacio destacado en el pueblo. La Olma fue, sin ir más lejos, el árbol que presenció Cela en su Viaje a la Alcarria, va a hacer ahora setenta años, puesto que tenía varios siglos de vida.

 
Comparte esta noticia: