García-Page que hizo estas declaraciones a su llegada a la sede nacional del PSOE, indicó que la situación que ha quedado en España tras las elecciones “es complicada y delicada”, por ello hay que hacer un análisis sosegado de los resultados, aunque dejó claro que los socialistas no van a buscar “pactos complejos ni pastiches de ningún tipo y vamos a dejar que Rajoy intente formar gobierno. No hay planes B ni C en la agenda del PSOE y vamos a esperar acontecimientos”.

El PSOE, indicó,  tiene unos claros límites “y no vamos a sobrepasar aquellas líneas que consideramos estructurales para el proyecto ni los valores sociales de nuestro partido ni nuestro concepto de unidad de España. El PSOE no busca gobernar a cualquier precio y Pedro Sánchez ha dejado claro que a quien corresponde intentar formar gobierno es a Rajoy”, insistió.

Igualmente, descartó cualquier pacto con los ‘populares’ porque esto supondría “una traición” a todos aquellos que nos han votado y el PSOE tiene que ser fiel a sus votantes.

García-Page también aseguró que ve complicado llegar a consensos durante esta legislatura, “pero los socialistas estaremos en los grandes acuerdos sobre las cuestiones esenciales”.

Preguntado sobre si prevé un adelanto electoral, señaló que hay un componente de inestabilidad muy importante que hace difícil pensar en una legislatura de cuatro años, “pero habrá que esperar”.