El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page ha defendido la necesidad de realizar un “planteamiento incluyente” para conseguir una verdadera “renovación generacional” del aficionado a la fiesta de los Toros que permita “enganchar a la gente más joven” y con ello garantizar la continuidad de una tradición que, ha subrayado, “forma parte de las señas de identidad del país, de nuestra cultura y de nuestra forma de ser”.