Así lo ha adelantado el presidente del Ejecutivo autonómico durante la firma de los convenios con las diputaciones provinciales de Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo para la puesta en marcha del Plan de Empleo Extraordinario y Urgente de Castilla-La Mancha.

Tal y como ha detallado García-Page, un total de 2.415 plazas se destinarán a Educación, otras 3.010 plazas a Sanidad, mientras que la Administración General contará con 686 nuevas plazas –incluyendo trabajadores sociales- y se ofertará un total de 550 plazas de nuevo personal laboral al servicio de la Junta. De éstas, en 2016 se cubrirán a través de convocatoria pública, un total de 750 plazas en Educación; 660 en Sanidad; 200 en Administración General; y 100 plazas de personal laboral.

El presidente de Castilla-La Mancha ha subrayado que Plan de Impulso de los Servicios Públicos constituye una “apuesta determinante por la Educación y la Sanidad públicas”, al mismo tiempo que se realiza un ejercicio de contención en la contratación de personal de la propia Administración General con el objetivo de lograr “la consolidación, el apuntalamiento claro de los servicios públicos”.

Emiliano García-Page también ha aclarado que en el ámbito sanitario, un total de 1.042 plazas serán de nueva creación tras la reducción de la jornada laboral a 35 horas aprobada por el Gobierno regional y la reconversión de plazas ahora en precario “por encima de las 600”. 

El presidente de Castilla-La Mancha ha celebrado asimismo que se haya finalizado “la imposibilidad legal” de contar con una Tasa de Reposición del 100%, lo que había provocado que las plantillas no sólo envejecieran sino que se descompensaran, llegando incluso a contar con “servicios bajo mínimos”.

Del mismo modo, García-Page ha puntualizado que, “si los márgenes presupuestarios nos lo permiten”, en los años sucesivos “nos plantearemos” la creación de un mayor número de plazas públicas.