La política sanitaria de Castilla-La Mancha dará un paso más a partir de febrero, momento en que la prueba del talón -un test  clínico de detección precoz de enfermedades metabólicas congénitas realizado a los recién nacidos- analizará hasta 16 patologías, un número muy superior de las que se detectaban durante el anterior Ejecutivo regional, limitadas a tres.