Vídeo

La noche de Cuenca es mágica y, por ella, termina un Vía Crucis preludio de noches santas.