La diputada regional y portavoz de Agricultura del Grupo Parlamentario Popular de las Cortes de Castilla-La Mancha, Lola Merino, ha asegurado que Emiliano García-Page “no quiere declarar la plaga de conejos porque no le importa el campo y se ha convertido en el mayor enemigo de los agricultores y ganaderos de Castilla La Mancha”.

Merino “La plaga de conejos se está comiendo la renta familiar de miles de agricultores de Castilla-La Mancha mientras Page y Podemos ignoran su voz de alarma”
Lamenta que Page no se dignara a recibir a los 2.000 agricultores que se manifestaron en Toledo para exigirle que medidas contra la plaga de conejos

Merino ha lamentado que ni Emiliano García-Page, ni el consejero de Agricultura, ni ningún representante del PSOE o de Podemos se dignaran a recibir a los 2.000 agricultores de toda la región que, el pasado jueves, se manifestaron a las puertas de las Cortes para exigir al Gobierno de la Junta que les escuchara y tomara medidas contra la plaga de conejos que está destrozando el campo castellano-manchego.

La diputada regional ha afirmado que la plaga de conejos “se está comiendo la renta familiar de miles de agricultores de Castilla-La Mancha, mientras Page y Podemos ignoran su voz de alarma”. Según ha explicado, son miles los agricultores y ganaderos afectados por la plaga de conejos en casi 300 municipios de la región y los propios agricultores calculan que las pérdidas podrían superar los 600 millones de euros. Además, la plaga de conejos ha supuesto la merma de hasta un 70 por ciento en cultivos de viñas, olivar, pistachos, almendros nuevos y cereales, cebada y trigo.

Para paliar el problema, ha pedido al Gobierno regional -haciéndose eco de la profunda preocupación de miles de familias de la región- que declare la plaga de conejos, que derogue el decreto por el cual se reconoce al conejo como especie cinegética de interés preferente, así como que habilite líneas de ayudas para paliar los daños que están sufriendo las explotaciones agrarias de la región.

Según ha recordado, el plan general que reconoce al conejo como especie cinegética preferente fue aprobado en el año 2009 cuando la población del conejo había sufrido un importante declive y su desaparición era una amenaza. Sin embargo, años después, la proliferación de esta especie cinegética ha provocado que los daños agrícolas a cultivos herbáceos y leñosos hayan pasado de ser puntuales a ser permanentes y serios.

El trabajo de los agricultores, según ha manifestado Lola Merino, “no es alimentar conejos, es producir alimentos y, lamentablemente, el Gobierno de Page y Podemos no escucha a los agricultores afectados por la plaga de conejos y está dando la espalda a un sector que es estratégico en Castilla-La Mancha”.

En su opinión, “ni Page ni Podemos saben que Castilla-La Mancha es agricultura y ganadería y lo demuestran día a día, ignorando la plaga de conejos, retrasando los pagos de las ayudas agrarias europeas, incumpliendo sus innumerables promesas, atacando a los cazadores o frenando la incorporación de los jóvenes a los que deben las ayudas desde el verano del 2016 y la resolución definitiva de sus 2.200 planes de mejora”.