Mariscal considera conseguidos los retos fijados para la SMR: mantener la calidad y seguir siendo un referente musical
⦁ A falta de celebrarse el último fin de semana de conciertos, se ha cerrado con récord de venta de entradas y recaudación, con 3.254 entradas vendidas y 86.754 euros recaudados

La Semana de Música Religiosa (SMR) de 2018, a falta de celebrarse el último fin de semana de conciertos, se ha cerrado con récord de venta de entradas y recaudación, con 3.254 entradas vendidas y 86.754 euros recaudados, todo ello manteniendo los precios, lo que indica la gran aceptación del público.

El alcalde de Cuenca y presidente del Patronato de la SMR, Ángel Mariscal ha ofrecido un balance de la 57 edición, con los retos que se habían marcado los patronos cumplidos: mantener la calidad a pesar de los condicionantes económicos y continuar siendo un referente en los festivales de música y dentro de éstos, de música religiosa.

Mariscal ha destacado la colaboración interinstitucional y público privada para la organización de la SMR y su gran repercusión mediática contando con la presencia de la Orquesta y Coro de RTVE, las grabaciones de conciertos de RNE, la cobertura de CMM y con críticos de revistas especializadas.

Esta última edición que concluye el próximo domingo, se ha extendido en el tiempo y en el espacio. Con una programación musical que ha creado sinergias con la ciudad, con sus espacios monumentales, instituciones y habitantes; a la que se han sumado conferencias, ensayos musicales y masterclasses abiertas al público contribuyendo a mantener el reconocimiento de este Festival.

La ópera ‘El Pequeño Deshollinador’; la conferencia-coloquio de Francisco Coll; el concierto del Ensemble SMR; y las conferencias ‘Proyecto Luz: Sinfonismo español iluminado’ y ‘Cronocromofónico’ son las propuestas para este fin de semana.

Mariscal, presidente del Patronato de la SMR ha terminado agradeciendo a todos los miembros de la Fundación: Junta de Comunidades de Castilla  La Mancha, Diputacion Provincial de Cuenca,  INAEM Gobierno de España, Globalcaja, Obispado de Cuenca, a Cristóbal Soler como director técnico, y a todo su equipo por la labor desarrollada durante todo el año.