Consideran que su decisión sólo va a retrasar la construcción del silo y, sin embargo, va a perjudicar de manera evidente a los agricultores y ganaderos de la zona