La reforma fiscal recientemente aprobada por el Gobierno de España supone una inyección de 286 millones de euros en 2015 para los castellano manchegos.