El Gobierno de Castilla-La Mancha y el colectivo Orienta CLM, que agrupa a los orientadores laborales despedidos por el Ejecutivo anterior, coinciden en la necesidad de establecer un modelo de orientación pública desde las oficinas de empleo de la región para el próximo año.