Elena de la Cruz ha afirmado que el Gobierno regional sigue y seguirá “muy de cerca el caso” y que “va a pedir responsabilidades a todos los implicados” ya que afecta a la definición de políticas que afectan específicamente a la región ya que están en tela de juicio las infraestructuras alternativas al trasvase Tajo-Segura. De la Cruz ha calificado el caso como “escandaloso”, acusando al Gobierno de Mariano Rajoy de una gestión en materia de inversiones relativas al Agua “que no puede presumir de transparente”, sino que ha sido “bastante turbia”, lo que demuestran las “intenciones y los intereses” que han definido la gestión de Acuamed a juzgar por las informaciones publicadas sobre el caso.

En relación a las sospechas que recaen sobre Ardiles, la consejera de Fomento ha invitado a la ministra a “dar explicaciones aunque esté en funciones” y a proceder al cese de su directora general en el caso de que se confirmen las sospechas que recogen hoy los medios de comunicación, así como “a las personas que sean necesarias para aclarar todo este asunto”. También ha expresado su deseo de que las conversaciones abiertas entre los distintos partidos políticos para formar un Gobierno en España fructifiquen en un ejecutivo “transparente y justo en el reparto” que no consienta “estas corruptelas escandalosas”.

 

La consejera ha dicho que varias de las personas “que hoy están esposadas” o que están siendo investigadas “nos han tratado de manera soberbia” en distintas reuniones y foros de discusión, algo que “no entendíamos pero que ahora entendemos” a la luz de la revelación de un caso que apunta a que “se estaba desviando dinero a otros fines distintos a la construcción de infraestructuras muy importantes para una gestión justa del agua”. Además, se ha referido a las permanentes trabas puestas por el Gobierno de Rajoy al desarrollo de la desalación como método alternativo de obtención de agua aludiendo a su alto coste. “Esos datos que se daban desde el Ministerio no tienen nada que ver con la oferta comercial que hay hoy en día”. La desalación, ha dicho, “se está desarrollando con éxito en multitud de países como método para abastecerse de agua y el precio que se daba aquí no se ajustaba a la realidad”.