De la Cruz ha puesto de relieve la situación que padecen las tuberías (más de 600 kilómetros de red) de alta capacidad del sistema, que precisan una importante inversión que, según ha dicho, la Confederación del Tajo le ha denegado a la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha derivando la competencia al Ministerio.

En este sentido ha recordado que hace unos meses, el sistema sufrió una rotura que tuvo paralizado el abastecimiento durante dos días. “Vamos a seguir reclamando que se haga una tubería moderna que dé seguridad a este sistema de abastecimiento”, ha dicho la consejera, quien también ha citado la falta de compromiso del Gobierno de España con la finalización de las obras en la red de Morillejo, que abastece a municipios del entorno de Entrepeñas, algunos de los cuales tuvieron que abastecerse mediante camiones cisterna durante el verano pasado.

De la Cruz se ha mostrado muy crítica con la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, por el elevado número de promesas que ha alcanzado con la cuenca receptora del Tajo-Segura y las carencias en el agua de boca que padecen algunos sistemas en Castilla-La Mancha. “Le llevamos contabilizados más de 100 millones desde que empezó la campaña electoral” (en compromisos para Murcia). “Aquí también queremos que se efectúen infraestructuras que son necesarias para el abastecimiento de las personas”, ha afirmado la consejera, recordando que Tejerina está en funciones. “Al Gobierno que entre le vamos a pedir con urgencia y con intensidad estas obras porque son necesarias”, ha declarado.

La responsable de Fomento se ha referido a las coincidencias de planteamiento del Gobierno de Castilla-La Mancha con unas recientes declaraciones del presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, en las que solicitaba al Gobierno de España un impulso en los sistemas de desalación. Así ha citado al presidente valenciano en relación a la baja capacidad de producción que tiene ahora mismo la planta de Torrevieja “y que podría cuadruplicar su capacidad de desalación para que los regantes no dependieran tanto del agua del Tajo”, ha dicho Elena de la Cruz. “El problema –ha añadido- es que no hay agua para los regantes, pero tampoco para sostener el Tajo y asegurar el desarrollo de Castilla-La Mancha. Hay que buscar alternativas viables y hoy en día las hay”.

Elena de la Cruz ha ofrecido además datos sobre la situación de la depuración que encontró en la Consejería de Fomento seis meses atrás. “Había 157 depuradoras paralizadas cuando llegamos, de las cuales se terminaron 29 porque estaban al 98 % de ejecución”.

La consejera ha revelado que el nuevo Gobierno regional ha retomado en estos meses la construcción de 14 de esas plantas depuradoras y que en 2016 está previsto reiniciar otros 44 proyectos. “Hay 75 municipios que están siendo sancionados porque no se les han ejecutado las depuradoras que estaban proyectadas. Vamos a retomar poco a poco esas obras para evitar que los vecinos estén pagando sanciones innecesarias”, ha afirmado.