Por noveno mes consecutivo, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha conseguido mantener las listas de espera sanitaria por debajo de los 100.000 pacientes, habiéndose situado al cierre de pasado mes de febrero en 98.386 pacientes, lo que supone 13.050 menos que hace un año, según los datos publicados hoy en el Portal de Transparencia del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha.

La Junta asegura que mantiene las listas de espera por debajo de los 100.000 pacientes por noveno mes consecutivo
§ Ballesteros ha destacado que en el ámbito hospitalario diez prestaciones asistenciales han registrado en este inicio de año el récord de actividad en toda la serie histórica, entre ellas, Consultas Externas, TAC, de Resonancias Magnéticas, mamografías, hemodinámica terapéutica, radioterapia o urgencias.

Tal y como ha explicado el director general de Asistencia Sanitaria del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, José Antonio Ballesteros, se trata del mejor dato registrado en un mes de febrero en los últimos diez años. Así, si se repasa la serie histórica respecto a ese mes, se observa que en febrero de 2012 había 141.278 pacientes en lista de espera, que se incrementaron a 187.715 en el año 2013, el máximo récord negativo en la última década.

Los datos publicados, a los que puede acceder cualquier ciudadano, constatan que entre los meses de febrero de 2017 y 2018, las listas de espera se han reducido casi un 12 por ciento, dato que contrasta claramente con la situación que se produjo entre los mismos meses de 2012 y 2013, cuando las listas de espera crecieron un 24 por ciento, con casi 46.500 pacientes más.

Del total de pacientes en lista de espera al finalizar el mes de febrero, 37.736 corresponden a lista de espera quirúrgica, 52.249 a pacientes pendientes de una primera consulta con el especialista y 8.401 a la lista de espera de técnicas diagnósticas.

Según ha indicado el director general de Asistencia Sanitaria, los datos registrados al cierre del mes de febrero “tienen íntima relación con el aumento de actividad que se está registrando, no solo en el área de Atención Hospitalaria del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, sino también en el área de Atención Primaria y que contribuye también a la disminución de las listas de espera”.

A este respecto, ha comentado que, por ejemplo, en Atención Primaria, en cada uno de los dos primeros meses de este año han sido atendidos más de 1.000 pacientes en cirugía menor “lo que contribuye, y de qué manera, a la reducción de las listas de espera en nuestros hospitales”. También se ha incrementado de manera importante la realización de citologías, un 20 por ciento, y las ecografías, entre otros.

Por otra parte, Ballesteros ha destacado que en el ámbito hospitalario diez prestaciones asistenciales del SESCAM han registrado en este inicio de año el récord de actividad en toda la serie histórica. Estas prestaciones son consultas externas, con más de 101.000 pacientes atendidos en cualquiera de los dos meses de inicio de este año, actividad de TAC, de resonancias magnéticas, mamografías, hemodinámica terapéutica, radioterapia, urgencias, camas funcionantes, ingresos programados, y endoscopia digestiva.

“Incrementos tan notables de actividad van acompasados de disminuciones proporcionales en las listas de espera que es lo que está registrando el servicio regional de salud en los últimos meses y todo ello íntimamente relacionado con el aumento presupuestario  que el Gobierno del presidente Emiliano García-Page está realizando en la sanidad castellano-manchega”, ha recalcado el director general de Asistencia Sanitaria.

Un aumento presupuestario enfocado, ha dicho, al incremento de recursos humanos, a la reactivación de las obras de centros sanitarios tanto en Atención Primaria como Hospitalaria, y también al desarrollo del Plan de Renovación de Alta Tecnología Sanitaria de Castilla-La Mancha “que está suponiendo una revolución tecnológica en la región y que a su finalización  situará a nuestra comunidad autónoma en un puesto puntero en tecnología sanitaria”.