Así lo indica la AIReF en el informe sobre las líneas fundamentales de los presupuestos para 2016 de las Comunidades Autónomas que hoy ha presentado y que, en el caso de Castilla-La Mancha, ha elaborado tras analizar las líneas de los presupuestos de la región para el próximo año y el Plan Económico Financiero (PEF) que se ha tenido que realizar como consecuencia del incumplimiento del objetivo de déficit en 2014 por el Gobierno de Cospedal.

El organismo estima que las líneas del presupuesto para 2016 de Castilla-La Mancha incluyen los ajustes para corregir “una desviación realista en el cierre de 2015 de medio punto del PIB” sobre el objetivo del 0,7% de este año. La AIReF coincide, por tanto, con el Gobierno regional en la dificultad de cumplir con el objetivo de déficit para este año, que a 30 de junio ya superaba la cifra para todo el año.

La AIReF sitúa a Castilla-La Mancha junto a Illes Balears, Cantabria y Comunidad de Madrid como Comunidades Autónomas con un riesgo moderado de incumplimiento del objetivo de estabilidad presupuestaria en 2016.

Castilla-La Mancha queda así fuera del grupo de Comunidades Autónomas con un riesgo muy elevado de incumplimiento, en el que están Extremadura, Cataluña, Región de Murcia y Comunidad Valenciana y a las que la AIReF recomienda realizar un ajuste superior a dos puntos del PIB en 2016.

No obstante, este organismo aprecia incertidumbres en la evolución prevista de los gastos de capital e intereses de Castilla-La Mancha y recomienda el uso de su capacidad normativa tributaria para hacer frente a las posibles desviaciones que pudieran producirse.

En cuanto al elevado nivel de partida de la deuda de la Comunidad Autónoma, que prácticamente se ha duplicado en los últimos cuatro años por el Ejecutivo de Cospedal, la AIReF estima que, aunque Castilla-La Mancha no está exenta de riesgos para la sostenibilidad financiera, la dinámica no es creciente en el medio plazo y está en línea con el proceso de consolidación fiscal.