Tras el preacuerdo firmado por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para formar un gobierno conjunto y «progresista» en España, los socialistas siguen negociando para conseguir los apoyos necesarios en la investidura, incluso con los independentistas de ERC.

Irene Montero podría sustituir a Magdalena Valerio como ministra de TrabajoEn paralelo, el PSOE y Unidas Podemos hablan con discreción de cómo se repartirán los asientos en el Consejo de Ministros, y este sábado El Español publica una interesante información en ese sentido. De hecho, el diario de Pedro J. Ramírez asegura que «los morados contarán con tres o cuatro ministerios, siempre además de la vicepresidencia que ocupará el secretario general de Podemos».

Además, se ofrecen nombres. «A expensas de que salga adelante el acuerdo total -antes de tenerlo todo, no se tiene nada-, hay dos nombres de mujer ya adjudicados a un puesto en el Consejo de Ministros: Irene Montero y Yolanda Díaz. Y un tercero con altas posibilidades, Pablo Echenique«. Según la información de El Español, la actual número dos del partido y portavoz parlamentaria, será la ministra de Igualdad, competencia que arrebataría -de las muchas que tiene- a la actual vicepresidenta y negociadora jefe del PSOE, Carmen Calvo. Mientras, Echenique «sólo será ministro si en la cartera de Ciencia y/o Universidades tiene competencias como para bajar las tasas, aumentar las becas y avanzar hacia la universidad gratuita; además de tener presupuesto suficiente como para impulsar un plan de I+D+i acorde con el Horizonte verde que desarrolla Unidas Podemos en su programa».

El Español asegura que «Díaz ya sonó para el cargo en julio pasado, pero el PSOE se negó a ceder este Ministerio a la formación morada, ya que lo consideraban una de las joyas de la corona de cualquier Ejecutivo progresista». Aunque, en esta ocasión, «la cesión socialista viene con doble trampa. La primera, que las competencias en Seguridad Social no estarían, como ahora, entre las de la también vocal de Unidas Podemos en el Pacto de Toledo. La segunda, que la desaceleración económica, las previsiones a la baja para España de la Comisión Europea y de la OCDE, hacen del Ministerio de Trabajo todo menos un caramelo a día de hoy».

 
Comparte esta noticia: