La Guardia Civil de Belmonte ha abierto diligencias ante el posible intento de secuestro sufrido por un menor de 11 años este jueves en la localidad, aunque tanto el Instituto Armado como el delegado del Gobierno, José Julián Gregorio, han llamado a la prudencia, ya que no se ha formulado hasta el momento ninguna denuncia por parte de la familia.

El delegado del Gobierno ha manifestado en declaraciones a los medios desde Toledo que la Guardia Civil ha abierto diligencias y está investigando qué pudo ocurrir en la tarde de este jueves, pero por el momento no se puede dar por cierta la información hasta que no se esclarezcan los hechos.

La alcaldesa de Belmonte, Angustias Alcázar, ha explicado a Europa Press que según la versión de la familia fueron dos hombres de piel oscura “y con acento “los que habrían intentado introducir al menor en un vehículo todoterreno de color oscuro”.

Según ha detallado, parece ser que detuvieron el vehículo y preguntaron al niño por el Castillo de Belmonte, y cuando el menor se acercó para facilitar información, le cogieron del brazo.

Pero el niño, según cuenta la alcaldesa, “reaccionó muy bien, se echó para atrás y dió una patada al hombre que abrió la puerta del coche, para después salir corriendo”.

Este hecho ocurrió en torno a las 17.00 horas de la tarde de este jueves, cuando según detalla Alcázar el niño iba por la calle de camino a casa de un amigo.