El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, ha visitado esta mañana las obras de emergencia que se están llevando a cabo desde que el pasado 7 de agosto se produjera un corte fortuito en la vía de servicio de la autovía A-31, en el pk 142,500, como consecuencia del agua vertida por desborde en la cota de coronación de la presa del embalse de Almansa y provocó daños en la vía de servicio y el tronco de la autovía, donde el delegado ha querido agradecer de manera especial “la coordinación y colaboración de todas las administraciones implicadas, ya que desde el primer momento la prioridad fue el auxilio de los vecinos para garantizar su seguridad”.