El delegado de la Junta en Cuenca, Ángel Tomás Godoy, ha abogado hoy por “convertir el alto índice de envejecimiento de la provincia de Cuenca en una oportunidad para generar empleo y actividad, especialmente en el medio rural”.

Godoy, que ha inaugurado la Asamblea General de la Unión Democrática de Pensionistas de Cuenca que se ha celebrado hoy en Arcas, ha señalado que la atención de personas mayores y dependientes es una salida laboral para muchas personas, sobre todo mujeres, de los pueblos de la provincia de Cuenca, ya sea en residencias, viviendas tuteladas,  a través del servicio a domicilio o como cuidador en el marco de la Ley de Dependencia.Asamblea General de la Unión Democrática de Pensionistas

Según el delegado, “tenemos que saber aprovechar esta oportunidad formando a esos trabajadores y apostando por los recursos públicos y servicios desde los que se atiende a nuestros mayores”.

En cualquier caso, ha querido dejar claro que esta apuesta “hay que compaginarla con otras políticas que atraigan a familias jóvenes a nuestra provincia, especialmente a los pueblos, pues hay que recordar que en los últimos cuatro años la provincia ha perdido más de 15.000 habitantes, fundamentalmente debido a las políticas de recorte”. Para ello considera que lo fundamental es “dotar a los pueblos de buenos servicios públicos y generar oportunidades de empleo”.

El delegado de la Junta ha incidido también en algunas de las decisiones que ha tomado el Gobierno de Emiliano García-Page en apenas un año de gobierno para mejorar la calidad de vida de las personas mayores, como impulsar las actividades de promoción de envejecimiento activo a través de asociaciones como la UDP, recuperar el programa de termalismo social, aprobación del decreto del catálogo de prestaciones del sistema de protección de la dependencia que amplía la compatibilidad entre prestaciones, la puesta en marcha del SEPAD, un servicio para la prevención de la dependencia, la eliminación del copago farmacéutico o la derogación de tasas “injustas” como la tasa por la revisión del grado de dependencia.

Por último, Godoy ha querido agradecer el trabajo de la Junta Directiva de la UDP de Cuenca, que preside Heliodoro Pérez, y de todas las agrupaciones de la Unión Democrática de Pensionistas de la provincia que se han dado cita hoy en Arcas. Así, ha destacado “la solidaridad y compromiso con la sociedad de estas personas pues, habiendo cumplido a lo largo de toda una vida de trabajo, deciden dedicar el tiempo de su jubilación a trabajar por otras personas”.

Godoy ha estado acompañado por la directora provincial de Bienestar Social, Amelia López, el alcalde de Arcas, Joaquín González Mena; el vicepresidente de la Federación Territorial de Pensionistas y Jubilados de Castilla-La Mancha, Juan de Dujo; y el presidente de la Asociación Provincial de Cuenca UDP, Heliodoro Pérez.