El diputado y coportavoz federal del partido verde, traslada al Gobierno de España su preocupación por la situación del Río Tajo en la región, recogiendo el interés de las plataformas ciudadanas en defensa del Tajo y denunciando su explotación por el trasvase Tajo-Segura, el estado de depuración de las aguas residuales y el incremento de regadíos en su tramo medio.

Equo pregunta al Gobierno por el fin del trasvase Tajo-Segura
• El Diputado de EQUO, Juan López de Uralde ha registrado a través del Grupo Parlamentario de Unidos Podemos en el Congreso, tres preguntas dirigidas al Gobierno sobre el estado del Río Tajo.

Las diferentes plataformas vienen denunciando la aparición de espumas en el Tajo a su paso por Toledo, síntoma de que el río más extenso de la Península Ibérica atraviesa su peor crisis, azotado por la merma de reservas en los embalses de cabecera, a causa del trasvase Tajo-Segura; la contaminación a su paso por Aranjuez, Toledo y Talavera, y por el exceso de consumo de los regadíos existentes en el Tajo medio.

Recoge también el sentir de las organizaciones ecologistas, según las cuales el río ha colapsado a causa del cambio climático, el trasvase, los residuos generados por Madrid y otras urbes, así como por la explosión de regadíos. Por todo ello, en el escrito se pregunta: ¿Cuándo pretenden poner fin al trasvase Tajo-Segura?, ¿Cuál es el nivel de calidad actual de los vertidos de aguas residuales y la previsión de mejoras en las depuradoras?, y ¿Cómo ha crecido el regadío en el Tajo medio y qué expectativas de crecimiento existen?

Por su parte Juan Carlos Ranz, coportavoz regional de EQUO en Castilla-La Mancha ha incidido en que “El problema de la escasez y calidad del agua es estructural en la región, afectando a todas las cuencas, desde los embalses de cabecera del Tajo a las Tablas de Daimiel, pasando por la sobreexplotación de los acuíferos manchegos, debido a un modelo de explotación del agua, producción de bienes y consumo de los mismos, que sigue sin tener en cuenta su límite físico, y que con el cambio climático, cada vez será más escaso, por lo que el cambio de modelo económico es inevitable, bien porque nos anticipemos, convirtiéndolo en una oportunidad o porque tarde o temprano no haya alternativa”.

En el mismo sentido se ha pronunciado la también coportavoz regional del partido verde, Lola del Olmo, que ha señalado la necesidad de hacer un uso más eficaz y sostenible del agua, lo que es incompatible con el aumento de la superficie de regadíos y la apuesta por la ganadería industrial, como las macrogranjas de cerdos que proliferan por toda la región, incentivadas por las ayudas económicas de la Junta de Comunidades y que consumen ingentes cantidades de agua, a la vez que generan grandes volúmenes de purines que contaminan tanto el suelo como los acuíferos.