Tras la publicación en un medio de comunicación de la demanda de una madre del Colegio de Cañizares, en la que ha solicitado reiteradamente un auxiliar técnico educativo (ATE) para atender a su hijo con dificultades educativas especificas, la Comisión Provincial de Educación del PP de Cuenca ha exigido al Gobierno de García-Page que “atienda con la mayor celeridad y urgencia posible la petición de esta madre”.

Desde el Partido Popular de Cuenca han recordado como este menor de cuatro años, que comenzaba el colegio en el curso escolar 2015-2016, se le hizo un informe psicopedagógico en febrero de 2015, todavía con el Gobierno de Cospedal, donde se le reconocía la necesidad de un ATE para llevar a cabo un plan de trabajo individualizado de estimulación y apoyo en áreas de desarrollo más afectadas y de atención individualizada, vigilancia y ayuda.

De este modo, la solicitud del ATE se envió a Toledo con el informe favorable, “y cuál fue la sorpresa de los padres que empezó el curso, y la Junta ni nombró al auxiliar técnico educativo, ni tampoco comunicaron nada a la familia”.

Ante esta situación, los padres intentaron hablar con los responsables de la Dirección Provincial de Educación, y en concreto con su máximo responsable, Amador Pastor,  quienes “echaron balones fuera” y los remitieron  a Toledo, donde tampoco obtuvieron ninguna contestación.

Como consecuencia de ello, los padres de este alumno han pedido hasta en dos ocasiones y por escrito (29 de octubre de 2015 y 27 de enero de 2016) que se les informe sobre esta decisión de la falta de nombramiento de este ATE y urgiéndolos a que lo pongan cuanto antes, sin todavía haber recibido respuesta a ninguno de los dos escritos.

Desde la Comisión de Educación del PP han tachado esta actitud del Gobierno de Page como  “una injusticia social y un verdadero ataque al derecho a la educación de calidad, sobre todo en una parte del sector educativo que es tan vulnerable, como son los alumnos con necesidades educativas, que a fin de cuentas tienen los mismos derechos vivan en un pueblo o en la ciudad”.

“No solo no han nombrado al ATE para su hijo sino que ni siquiera han tenido la sensibilidad de contestar a los padres, a pesar de las dos peticiones por escrito y de las distintas llamadas que han realizado a la Dirección Provincial de Educación”, concluía