El Equipo de Gobierno socialista del Ayuntamiento de Cabanillas, junto a sus socios de IU, volverá a utilizar glifosato en las calles del municipio para eliminar las malas hierbas, a pesar de haber prometido en sus respectivos programas electorales que nunca lo usarían. Así se puede leer en los diferentes avisos que ya han colocado en varias vías de la localidad, en una actuación que comenzará este mismo miércoles, 4 de abril.

El PP de Cabanillas denuncia que el Ayuntamiento volverá a utilizar glifosato en las calles, incumpliendo así una de sus promesas electorales
• Después de tres años con las calles invadidas por las malas hierbas, el socialista José García Salinas abandona su teoría del ‘vinagre milagroso’

Después de tres años con las calles y aceras pobladas de malas hierbas, originando una imagen de suciedad y de abandono demasiado común a lo largo de esta legislatura, el alcalde José García Salinas ha decidido utilizar este herbicida para que las calles queden limpias en el último año antes de las elecciones. Así lo denuncia el Grupo Popular de Cabanillas cuyo portavoz, Jaime Celada, ha dejado al descubierto las intenciones de García Salinas, que pretende “faltar a su palabra sin hacer mucho ruido a la vista de que su ‘vinagre milagroso’, que ha vendido estos años como sustancia respetuosa con el medio ambiente y los animales, no ha funcionado”.

Y es que el alcalde de Cabanillas “se ha visto asediado por las continuadas quejas vecinales, encontrando la única salida dando marcha atrás a sus, en su día, promesas electorales, lo que pone de manifiesto, una vez más, que el alcalde de Cabanillas no es de fiar”. “El tiempo nos ha dado la razón después de nuestras numerosas denuncias ante la evidencia de que el ‘vinagre milagroso’ no daba los resultados anunciados y que nuestras calles y aceras parecían más una selva que calles típicas del municipio con la renta per cápita más alta de toda Castilla-La Mancha”, ha dicho Jaime Celada, poniendo de manifiesto la “falta de principios y coherencia del alcalde, que ha tardado tres años en reconocer una situación planteada por los vecinos y el Grupo Popular por el bien del municipio”.

“La terquedad de este equipo de Gobierno, formado por un pacto de perdedores, está dando lugar a la improvisación en la toma de decisiones dejando en el cajón muchos de los proyectos prometidos, haciéndonos víctimas a todos los vecinos de esta política errante que ya es seña de identidad del señor Salinas”, ha finalizado Celada, esperando que “las calles de Cabanillas vuelvan a estar limpias de hierbas”.