Luengo ha destacado una alta coincidencia con los regantes de Guadalajara en los planteamientos esenciales para que el Gobierno regional se oponga en sede judicial al Plan del Tajo. “Los argumentos se pueden resumir en que el Plan no satisface sus necesidades reales”, ha afirmado, destacando el hecho de que mientras en la cuenca cedente el agua disponible apenas ofrece en la actualidad posibilidades para 16.000 hectáreas regables, en la cuenca receptora, “el agua del Tajo proporciona hasta diez veces más”.

El director del Agua castellano-manchego considera que tal circunstancia “acaba convirtiendo la cuenca cedente en cuenca excedente” debido al aprovechamiento residual de un bien tan preciado en la agricultura como el agua. A su juicio, el actual modelo agrícola de secano que predomina en la provincia de Guadalajara “no es tan rentable ni ofrece futuro a los jóvenes como el de regadío”, por lo que el Plan del Tajo propuesto por el Gobierno de España en funciones “está hipotecando la vida, la demografía, el desarrollo de la provincia de Guadalajara”.

Los regantes le han transmitido la necesidad de acometer sustituciones de cultivos, algo que Antonio Luengo considera que pasa por un Plan del Tajo que “suponga un hito” ante el envejecimiento de la población rural y una pirámide demográfica “completamente invertida” en los pueblos de la provincia guadalajareña. En su opinión, un Plan del Tajo que posibilite “que se quede el agua” es “el objetivo que pretendemos mediante el recurso” que el Gobierno regional presentará en las próximas semanas ante el Tribunal Supremo.

Antonio Luengo ha recalcado que a pesar de que el agua para agricultura “no es la única faceta que está en juego, ya que hay otras razones medioambientales, agroalimentarias o de otra clase”, la disponibilidad de agua para regadío “es el 85 % de la demanda”, por lo que “vamos a oponernos a que se hurte el desarrollo de esta provincia”.

El director de la Agencia del Agua ha valorado positivamente la asistencia de la práctica totalidad de representantes del regadío agrícola de la provincia de Guadalajara a la reunión, aspecto que atribuye a la trascendencia de un Plan del Tajo “en el que todos nos jugamos mucho”. Luengo ha solicitado a los asistentes que le trasladen informes por escrito con las afecciones hidrológicas que consideren del interés de sus organizaciones para incorporarlos al recurso en el que están trabajando los técnicos de la Agencia y los abogados de la Junta de Comunidades.