El Gobierno regional abonará las ayudas a la adquisición de viviendas protegidas del Plan 2009-2012, que el anterior Gobierno dejó pendientes y que ascienden en total a 1,8 millones de euros.