García-Page se pronunciaba así al término de la sesión extraordinaria y urgente que hoy ha celebrado el Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha para expresa su más enérgica condena contra los ataques terroristas acontecidos en la tarde-noche de ayer en París.

En este sentido, ha pedido “unidad política y social absoluta para combatir cualquier tipo de violencia”, al tiempo que ha lamentado que en España “ya hemos sufrido este tipo de violencia y no podemos descartarla”. Ante una violencia “que no tiene ningún tipo de justificación”, ha sentenciado el presidente, “la unidad ha sido siempre la mejor medicina y el mejor antídoto”.

Por ello, y tras manifestar su “más sentido pésame” al pueblo de Francia, ha pedido “coraje” para superar el dolor, “pero coraje fundamentalmente para demostrar con nuestra actitud cotidiana y nuestra firmeza que no nos vamos a doblegar”.

Por ello, “no solo nos sumamos al decreto oficial del Gobierno que señala el duelo para el país, sino que además reafirmamos la confianza en los valores que representa en nuestra sociedad”, ha manifestado el jefe del Ejecutivo autonómico ante todos los miembros de su Gobierno, agentes sociales, partidos políticos y autoridades de la región.

Posteriormente, se ha guardado un minuto de silencio frente al Palacio de Fuensalida, un acto de apoyo al pueblo francés al que se han sumado más de cuatrocientas personas.

Resolución del Consejo de Gobierno

La sociedad de Castilla-La Mancha quiere transmitir al pueblo de Francia, y a su Gobierno, un mensaje de pésame y solidaridad tras los ataques terroristas perpetrados en París la noche del 13 de noviembre. Asimismo muestra su más enérgica repulsa y condena hacia quienes pretenden hacerse oír haciendo uso de la violencia.

Desde Castilla-La Mancha proclamamos nuestra admiración por la respuesta serena y solidaria de nuestro país vecino en tan terribles momentos y nos unimos a su dolor a través de los numerosos actos de condena convocados en nuestra región, al igual que en el resto del mundo. La barbarie no tiene cabida en nuestra sociedad, porque no hay nada que justifique la violencia.

Mostramos igualmente nuestro apoyo incondicional a los gobiernos en su lucha contra la amenaza terrorista y en defensa de los valores que nos unen, como son la libertad y la democracia. Por ello, apelamos a la unión de todos los demócratas y a la cooperación del conjunto de la sociedad para derrotar a quienes pretenden hacer del terror la vía para alcanzar sus metas.

El Gobierno de Castilla-La Mancha, finalmente, hace una llamada a la población para que dichas acciones execrables no afecten a nuestro deseo de convivencia en paz y en orden, y la tolerancia que nos caracteriza