El presidente de Castilla-La Mancha ha incidido en que con estos presupuestos se habilitará el “paquete de gasto social más importante desde que hay autonomía”; unas cuentas autonómicas que contendrán “medidas extraordinarias” en materia de Sanidad, Educación e Igualdad y que significarán una revisión “muy a fondo” de las prioridades, tras muchos años de deterioro de los derechos y servicios públicos de la región.

Emiliano García-Page ha hecho hincapié en que las políticas sociales son más necesarias que nunca “si queremos que la región recupere una senda de crecimiento” que sea justa para todos los ciudadanos por igual, lo que supondrá “una enorme recarga moral” para el conjunto de Castilla-La Mancha.

Al hilo de estas declaraciones también ha subrayado que nuestro país se encuentra a las puertas de una serie de cambios en lo político que, ineludiblemente, tienen que traducirse en la adopción de medidas de carácter social que propicien “una auténtica recuperación” que, al mismo tiempo, restablezca “todas las costuras sociales” que han ido descosiéndose durante los años de crisis. “No creo que pueda haber una recuperación económica, si no lo es social”, ha sentenciado.

Del mismo modo, ha aclarado que los Presupuestos regionales se ceñirán a criterios muy estrictos de transparencia, ya que, con la puesta en marcha de la oficina creada para tal fin por el Gobierno regional, se incrementará “en un 483%” el conocimiento público de los gastos de la administración autonómica “para que la gente tenga claro, minuto a minuto en qué se invierte cada céntimo de euro”.

Plan Adelante de Impulso Empresarial

Por otro lado y, con la intención de no sólo “ser eficaces en la gestión” de los servicios públicos, sino de “dar un impulso a la economía”, el presidente de Castilla-La Mancha ha avanzado que el primer Consejo de Gobierno del próximo año abordará la aprobación del Plan Adelante, “el plan más ambicioso de promoción empresarial que hayamos conocido”, ha indicado.

Este programa de impulso al tejido empresarial de la región y, tal y como ha explicado Emiliano García-Page, estará dotado con más de 230 millones de euros  dedicados en exclusiva a la “promoción, creación o promoción de empresas” en Castilla-La Mancha; un conjunto de medidas que también tendrá su reflejo en la Ley de Presupuestos 2016 y que, como ha defendido, levantará “la autoestima de la región”.