Un estudio realizado por investigadores del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), el Centro Regional de Estudios del Agua (CREA), ambos dependientes de la Universidad de Castilla-La Mancha, y el Real Jardín Botánico confirma que el exceso de carpas en el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel incide en el mal estado, e incluso desaparición, de la vegetación sumergida, uno de los principales factores que han influido en el descenso de la población de aves acuáticas en el humedal.

 
Comparte esta noticia: