El Ayuntamiento de Guadalajara, a través de la Policía Local, intensificará el control para exigir el cumplimiento de las ordenanzas que afectan a la tenencia y protección de los animales domésticos. Esto supondrá, entre otros aspectos, que se aumentará la vigilancia en las calles para evitar que los propietarios de los perros no retiren las heces de sus mascotas de la vía pública. Esta circunstancia es una de las que mayor número de quejas motivan a lo largo del año.

 
Comparte esta noticia: