La razón fundamental es la de garantizar la seguridad de los ciudadanos ante el riesgo que supone el estado de determinados inmuebles de la ciudad, por posibles desprendimientos de elementos sobre la vía pública.