El pequeño municipio guadalajareño de Abánades, de menos de cien habitantes, ha sufrido una oleada de robos esta noche en viviendas, naves y hasta en el propio Ayuntamiento, que han ido acompañados de destrozos en instalaciones.

Según ha relatado a Efe el alcalde del municipio, Luis Miguel Foguet, los autores de los robos “han campado a sus anchas toda la noche y han estado hasta que se han cansado” de desvalijar naves, casas, bares y “hasta han entrado en el Ayuntamiento, donde han roto la cerradura y abierto todos los cajones, además de otros destrozos”, ha aseverado.

Foguet ha precisado que, en el consistorio no se han llevado nada de valor, mientras que, en las naves, han robado un todoterreno y “han arrollado y destrozado otro coche para poder llevárselo”.

Asimismo, han recalado en, al menos, otra casa que han desvalijado “y puede que en más, que, al ser segunda residencia, sus dueños todavía no han advertido el robo”.

Horas robando en el pueblo

El alcalde de Abánades ha explicado también que, en el bar se han llevado todo el dinero, la cámara de fotos e incluso comida que acababa de comprar el dueño, que, pese a estar durmiendo en la vivienda superior al bar, no se enteró de nada.

Por el número de robos, “los ladrones tuvieron que estar al menos cuatro horas por el pueblo y se lo tomaron con calma”, ha lamentado Foguet, quien ha subrayado que éste es el primer robo del municipio, si bien en los últimos días y semanas en otros municipios vecinos como Canales o Renales se han registrado robos similares.

“Usan el mismo método en todos: rompen el bombín de la puerta y se llevan cosas pequeñas de valor”, ha detallado el regidor, quien ha asegurado que “es relativamente fácil ya que estos pueblos no tienen mucha población y tan sólo tenemos una pareja de la Guardia Civil patrullando un montón de pueblos”, ha lamentado.