AMORESEuropa Press se hace eco de la noticia. La portavoz municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Cuenca, María Jesús Amores, ha hecho hincapié en que los acuerdos alcanzados con el PP en el Ayuntamiento de Cuenca son un “contrato que se tiene que cumplir”, porque el incumplimiento de un contrato “siempre trae consigo unas consecuencias”. “En ningún momento”, ha matizado la edil, “fue un cheque en blanco” la abstención de su formación, que posibilitó la investidura de Ángel Mariscal.

A este respecto, ha aclarado que ese acuerdo “corre y correrá peligro” en cuanto se produzcan “actuaciones que no beneficien o perjudiquen” a la ciudadanía “o a la propia ciudad”. “Que no quede la menor duda”, ha agregado, de que, “llegado ese caso”, Ciudadanos plantearía una moción de censura “sin ningún tipo de problema”.

Ha asegurado que, en este caso, los pactos con el PP se establecieron “para ir cumpliéndolos a lo largo de la legislatura”, por lo que otorgar una calificación exacta “es como poner calificación a un examen sin haberlo terminado”. “Progresa, pero necesita mejorar considerablemente”, ha sostenido, en asuntos como la privatización de Aguas de Cuenca o el pago de la “famosa deuda” contraída con Termalia.

No obstante, Amores ha puesto en valor el que ahora existe “un control más racional del gasto público” que se ha traducido en una reducción en las asignaciones a los grupos municipales, así como en salarios y liberaciones, así como que se celebren menos comisiones informativas y que se contrate a menos personal de apoyo y de confianza, lo que, ha defendido, “supone un ahorro para el Ayuntamiento”.

Asimismo, ha valorado el acuerdo alcanzado “por unanimidad” para la modificación del Reglamento Orgánico Municipal, que para Ciudadanos era de “considerable importancia”, la mejora en los cauces de participación ciudadana o la apertura de puntos de información turística en el Ayuntamiento y el Auditorio de Cuenca, si bien se ha conseguido “gracias al Plan de Empleo de la Junta”.

Amores se ha referido, además, a una “práctica que estaba fuera de lugar” que afectaba a las familias que cobraban ayudas de emergencia social y tenían contraída una deuda con el consistorio. “No era lógico”, a su entender, “que contaran con esa ayuda y tuvieran que pagar al Ayuntamiento la deuda”, dado que este tipo de apoyo económico “está para cubrir las necesidades más básicas” de las familias y que éstas puedan “vivir con un mínimo de dignidad”.

FALTA POR CUMPLIR

En este sentido, ha abundado, el acuerdo suscrito constaba de 31 puntos, de los cuales aún no se han cumplido “las dos terceras partes”, por lo que, ha insistido, poner una nota exacta y matemática “a estas alturas no procede demasiado”.

Entre los acuerdos que faltan por cumplir, la edil ha destacado la auditoría de cuentas, asunto que su grupo, respaldado por Izquierda Unida, llevó a Pleno en una moción, y que ha dicho, todavía no se ha realizado porque “curiosamente, y no es de extrañar”, PP y PSOE “se pusieron de acuerdo en que no se hiciera”, alegando que todas las cuentas “están fiscalizadas por Intervención y que todo está en orden”, algo que, según Amores, “nadie duda”, aunque exista una “deuda desorbitada”.

Junto a ello, ha incidido en la importancia de contar con una nueva Relación de Puestos de Trabajo que sustituya a la actual, en vigor desde el año 2009, petición que Ciudadanos llevó a Pleno “en noviembre de 2015” y casi un año después la RPT “no la vemos por ningún lado y es fundamental”, ha espetado, para adecuar a la plantilla a las “necesidades reales del Ayuntamiento”, así como para fijar la función y remuneración que lleva asociada cada puesto.

Una situación que ha dado lugar a “innumerables demandas” que, ha manifestado, “no estarían muy desencaminadas cuando el Ayuntamiento las ha ido perdiendo sistemáticamente”. De otro lado, y aunque nos encontramos en la “primera cuarta parte de la legislatura”, la representante de Ciudadanos también echa en falta un plan para el casco antiguo de Cuenca o la implementación de un proyecto para el mantenimiento integral de la ciudad.

Según Amores, si Cuenca pretende convertirse en una ciudad de proyección turística internacional debe “fijarse muy mucho en resolver los problemas del casco antiguo”, entre los que ha citado “limpieza, contenedores en superficie, accesibilidad, transporte o aparcamiento, sobre todo para los residentes” que son quienes “le dan vida”. De lo contrario, el casco antiguo de Cuenca “se irá abandonando y acabará muerto”, ha resuelto.

Problemas que, ha dicho, deben abordarse “de manera integral, consensuada y a largo plazo” con el fin de que sea “válido para las futuras corporaciones”, evitando así que se pierda “muchísimo dinero”. Así, se ha preguntado, si veinte años después de ser declarada Patrimonio de la Humanidad Cuenca sigue teniendo “los mismos problemas o muy similares, en qué hemos gastado el dinero”.

EXIGENCIAS INMINENTES

FOTO POLICÍA LOCALAunque, ha defendido, todos los asuntos que quedan pendientes “son importantes”, ha destacado como “urgente de resolver” el aumento de la plantilla de Policía Local y Bomberos, que ha calificado de “absolutamente insuficiente” para aseverar que, con ello, “nos estamos jugando la seguridad ciudadana a distintos niveles”, por lo que ha urgido a actuar “de forma inmediata” para adecuar dichas plantillas “a las necesidades actuales”.

Como ejemplo de situaciones que provocan “asombro, cuando no pánico”, se ha referido a la unidad de acción contra la violencia de género de la Policía Local, “que solo existe a nivel teórico”, dada la inexistencia de efectivos “especializados y con los medios necesarios”, por lo que se ven obligados a actuar “de manera improvisada”, al igual que sucedería en el servicio de bomberos, que “ni siquiera cuentan con un reglamento como exige la ley” en relación a sus competencias o o la delimitación de sus funciones.

Un problema que, según Amores, “no han solucionado ni PP ni PSOE” y que, ha augurado, “se va a agravar” con el envejecimiento de la plantilla, circunstancia que, en “cuatro o cinco años” llevará a una “situación agónica, porque no habrá policías ni bomberos” en Cuenca.