Así se ha pronunciado Cospedal esta mañana en Toledo, donde ha presidido la Junta Directiva Regional del PP de Castilla-La Mancha. Allí, ha manifestado que “me ha apenado mucho” ver cómo el PSOE de Castilla-La Mancha apoya el pacto entre PSOE y Esquerra Republicana y la antigua Convergencia, “porque creo que los votantes socialistas de nuestra región no están de acuerdo con esa alianza y esa equidistancia; y los castellano-manchegos nos consideramos antes que nada españoles y tenemos bien claro que nada ni nadie, por ningún interés personal de nadie, puede dividir nuestro país”. Así, ha destacado que desde el PP “vamos a seguir defendiendo la grandeza de nuestra Nación”.

La dirigente popular ha señalado que “en Castilla-La Mancha hoy gobierna un pacto de perdedores y tienen complicado sacar adelante sus compromisos, porque cuando alguien miente constantemente, con tal de ser presidente, esas mentiras acaban apareciendo”.

En este sentido, se ha referido a que hace unos días se aprobó el techo de gasto regional “y estamos muy preocupados porque es la primera parte de los Presupuestos Generales de la Junta, y vemos que lo que se puede derivar del mismo es que nos van a subir los impuestos y que no se va a cumplir con ninguno de los compromisos que el presidente de Castilla-La Mancha hizo en las elecciones y a la hora de su acuerdo con Podemos”.

Incremento de las listas de espera sanitarias en la región

Además de esto, Cospedal ha mostrado su preocupación puesto que “ya se está ralentizando el crecimiento de la economía” y también ha explicado que, de junio a noviembre del año pasado, se han incrementado en más de 27.000 personas las listas de espera en la región.

En este sentido, ha indicado que el PSOE criticó mucho la gestión sanitaria del Partido Popular, pero –ha continuado- “el PP se encontró la sanidad en quiebra y trabajamos mucho para ofrecer el mejor servicio y la sanidad más cercana a los ciudadanos, porque para el Partido Popular lo primero son los pacientes y ahora parece que para Page lo primero son sus intereses partidistas, su alianza con Podemos y lo último los pacientes”.

María Dolores Cospedal ha destacado que el PP ganó las elecciones y se ha referido a los esfuerzos que tuvimos que realizar para salvar a Castilla-La Mancha de la ruina y que pudiera llegar a la región antes que a ninguna otra región, y con más intensidad, el crecimiento económico y la creación de empleo.

De este modo, ha señalado que los castellano-manchegos saben que puede gobernar en Castilla-La Mancha otro partido distinto al Partido Socialista, como es el Partido Popular, “con una forma de gobernar rigurosa, respetuosa con el dinero de los castellano-manchegos y que vela por el interés de los ciudadanos; no por el interés del partido del gobierno”, ha concluido.

Cospedal: “En la defensa de la unidad de España no puede haber equidistancias”

La presidenta del Partido Popular de Castilla-La Mancha y secretaria general de esta formación a nivel nacional, María Dolores Cospedal, ha afirmado hoy que “en la defensa de la unidad de España no puede haber equidistancias”. “No puede haber una equidistancia, que es lo que a veces parece que pretende el secretario general del PSOE, entre aquellos que quieren dividir España y aquellos que estamos luchando por mantener la unidad y la integridad territorial de nuestro país”, ha subrayado.

En la reunión de la Junta Directiva Regional del PP de Castilla-La Mancha, que se ha celebrado hoy en Toledo, Cospedal se ha referido a la cesión de escaños en el Senado a ERC y DiL por parte del PSOE, y ha dicho que “no se puede jugar con la unidad nacional ni con el futuro de España por un interés personal o partidista”, ni pueden estar sujetos “al mercadeo político de los asientos”. “Todo no vale con tal de ser presidente del Gobierno”, ha recalcado.

“Hemos oído a muchos destacados socialistas decir que ellos no dieron su voto a los senadores socialistas para que apoyaran a grupos que lo que quieren es la independencia y la separación de Cataluña del resto de España –ha continuado–. No puede ocurrir que los intereses personales de algunos, por su propia supervivencia política, o que los intereses de un partido determinado estén por encima del interés general de todos los españoles y de España”.

En este sentido, la secretaria general del PP se ha mostrado segura de que la inmensa mayoría de los votantes socialistas “tienen bien claro que por encima de todo está la fortaleza y la unidad de España y que solo así podemos ser un gran país”.

ALIANZA DE CONSENSO

La dirigente popular ha recordado que fue el Partido Popular quién ganó las elecciones el pasado 20 de diciembre pero que las urnas “nos han dicho que tenemos que dialogar, hablar y ponernos de acuerdo en aquellos temas que de verdad importan a los ciudadanos y que de verdad hacen un país, para garantizar el futuro de España, la unidad nacional, la consolidación en el crecimiento económico, en la creación de empleo y en nuestra sociedad del bienestar”.

Respecto a las negociaciones que se están llevando a cabo para la formación del Ejecutivo, Cospedal también ha dicho que su partido considera “que tiene que haber un Gobierno liderado por el PP, pero estamos dispuesto a compartirlo en la forma que sea mejor para los intereses de España, con PSOE y con Ciudadanos”. “Lo hemos dicho claramente, porque creemos que es lo mejor para asentar el futuro de España”, ha subrayado.

“La alianza de la unidad es la mayor de nuestras fortalezas para hacer frente a aquellos que quieren dividir a España, una alianza que se transforma en alianza del consenso, del acuerdo, del diálogo, que genera fortalezas, y que es la mejor arma para hacer frente a aquellos que quieren dividir a nuestro país”, ha afirmado.

Cospedal ha puesto en valor que “la España del futuro la estamos diseñando estas semanas, entre todos, y, que de lo que seamos capaces de diseñar, de hablar, de dialogar, de poner en común, de buscar lo que nos une y no acrecentar lo que nos separa, será más o menos exitoso el futuro de nuestro país”.

Por último, la secretaria general popular ha reiterado que “no es el momento de experimentos de laboratorio, ni de convertir el Congreso de los Diputados en un zoco de sillones” y ha pedido a todo el mundo, pero especialmente a los partidos políticos más implicados, “responsabilidad, sentido de Estado, altura de miras y generosidad”.