Señala que hay que tener caradura para decir que se ha destruido el Estado del Bienestar, cuando hace cuatro años los que llegábamos al Gobierno no teníamos para pagar la dependencia, ni los gastos de farmacia, entre otros