El presidente y la gerente del Grupo de Acción Local (GAL) CEDER Alcarria Conquense, Vicente Caballero y Clara Isabel Fernández-Cabrera, han continuado trabajando durante los meses de verano participando en diferentes encuentros relacionados con el desarrollo rural y la promoción comarcal. Con esos objetivos mantuvieron ayer una reunión con los responsables de la Oficina de Turismo de Castilla-La Mancha en Madrid —abierta hace tres meses en la céntrica calle Gran Vía, 45— a la que también asistieron otros agentes del sector turístico de la comunidad autónoma.

CEDER Alcarria Conquense, presente en encuentros nacionales de promoción turística y desarrollo rural
Los representantes del Grupo de Acción Local (GAL) se reúnen con los responsables de la Oficina de Turismo de Castilla-La Mancha en Madrid y asisten a la presentación del informe del CES sobre ‘El medio Rural y su Vertebración Social y Territorial’

Según expuso la directora general de Turismo, Comercio y Artesanía de la Junta de Castilla-La Mancha, Ana Isabel Samper, estas instalaciones de 170 metros cuadrados distribuidos en dos plantas, no solo quieren ser un punto estático de información para los potenciales visitantes, sino un espacio “abierto y diáfano” que ponen a disposición del ámbito institucional, asociativo y empresarial para acoger cualquier tipo de actividad o presentar cualquier oferta que persiga la promoción turística de la región. Además de contar con un equipo de informadores turísticos profesionales, la directora general de la Oficina, Marcedes García-Calvo, explicó que ya están de desarrollando una intensa agenda de actividades, con presentaciones de destino y de producto, degustaciones, talleres en vivo y exposiciones, todo con el propósito de “crear marca Castilla-La Mancha” y ponerla “en el lugar que se merece”.

El presidente del GAL, Vicente Caballero, felicitó a los promotores de la Oficina por la oportunidad que supone para dar a conocer la Alcarria conquense, que suele ser “una de las olvidadas” en la promoción de la provincia de Cuenca, e incrementar, en la medida de lo posible, las visitas a una comarca que tiene muchos recursos pero que, o son aún desconocidos, o no están bien difundidos. Además de ayudar a las empresas a realizar inversiones y a los ayuntamientos que quieren recuperar patrimonio, Caballero señaló que los Grupos de Acción Local trabajan en intervenir y potenciar en elementos susceptibles de ser visitables. Sin embargo, recordó que a la hora de promocionarlos no pueden hacerlo fuera del territorio porque los gastos no son elegibles según la normativa del programa europeo LEADER, por lo que aseguró que contar con este espacio les ayudará a dar a conocer en Madrid recursos tan importantes como, por ejemplo, las minas romanas de lapis specularis de la Alcarria conquense, para lo que propondrán una exposición con talleres y demostraciones de cómo se trabajaba un material del que esta comarca fue la principal exportadora a todo el Imperio.

Propuestas del CES para revertir la despoblación

Por su parte, la gerente de CEDER Alcarria Conquense, Clara Isabel Fernández-Cabrera, asistió también a la presentación en Madrid del informe sobre ‘El Medio Rural y su Vertebración Social y Territorial’ realizado por el Consejo Económico y Social (CES), que contó con la participación de responsables de distintas comunidades autónomas como Francisco Martínez Arroyo, consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, la comisionada del Gobierno para el Reto Demográfico, Isaura Leal, y el ministro de Agricultura, Luis Planas. El propósito de este órgano consultivo es formular propuestas encaminadas a “aumentar el nivel y calidad de vida” en el medio rural español, afrontando los problemas de “desempleo, despoblamiento y sobre-envejecimiento” que afectan a regiones cada vez más extensas del mismo.

El documento realiza un diagnóstico de la situación y en sus conclusiones propone por afrontar el problema desde una “perspectiva integral”, con la cooperación de todas las administraciones, abordando la “mejora de las infraestructuras y servicios básicos” (redes energéticas y digitales, distribución de agua, servicios sanitarios, educativos y de ocio) e impulsando “políticas de promoción empresarial para reforzar la capacidad económica”, con especial atención en la creación y desarrollo de industrias agroalimentarias. También apuesta por el “fomento del empleo de los jóvenes y las mujeres impulsando la formación y la innovación”. En materia medioambiental considera básico dar prioridad a la “conservación del entorno natural para mitigar los efectos de la erosión, desertificación y contaminación”, fomentando las actividades económicas sostenibles y la producción ecológica.

El informe destaca especialmente la importancia de asegurar el acceso a Internet como servicio “imprescindible” para el desarrollo del medio rural y apunta que las políticas de desarrollo regional deben contemplar la “transformación digital” de las empresas rurales como un aspecto “esencial” para su modernización y adaptación a los mercados. Por último, hace referencia a uno de los sectores con “mayor potencial de crecimiento y creación de empleo” en el medio rural, el turismo, recordando que este concentra todos los recursos naturales y buena parte del patrimonio histórico y cultural y ubica toda la actividad económica del sector agropecuario, encargado de proporcionar alimentos de calidad a los ciudadanos y de garantizar la gestión sostenible del medio natural.

El análisis también pone de relieve la falta de una política rural de Estado, dada la “inaplicación efectiva” de la Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural de 2007, aunque la comisionada Isaura Leal anunció durante la presentación que el Gobierno central tiene previsto presentar la Estrategia para el Reto Demográfico antes de las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2019. Por su parte, el ministro Luis Planas aseguró que la lucha contra el despoblamiento del medio rural se ha incorporado a la agenda política del Ejecutivo y que este va a defender en el proceso de negociación de la PAC que la incorporación de los jóvenes sea un objetivo estratégico y cuente con una dotación financiera adecuada.