Castilla-La Mancha es la tercera Comunidad Autónoma que más baja su porcentaje de deuda pública respecto al PIB en el tercer trimestre del año, al pasar del 34,7% en el segundo trimestre al 34,2% entre junio y septiembre.