Castilla-La Mancha cerró el año 2015 con 36.300 parados menos que el año anterior (-12,82 %), hasta alcanzar los 246.800 desempleados, lo que sitúa la tasa de paro en el 24,97 % de la población activa.