Así lo ha anunciado el alcalde de Cuenca, Ángel Mariscal, que ha ofrecido esta mañana una rueda de prensa junto a la alcaldesa de San Clemente, Marisol Herrera, la portavoz del Grupo Popular en Tarancón y diputada nacional, María Jesús Bonilla, y el concejal de Huete, Manuel Olarte.

En el caso de la provincia, Mariscal ha explicado que en la actualidad Cuenca cuenta con ocho centros concertados – tres de ellos en la capital conquense, dos en Tarancón, dos en San Clemente y uno en Huete -, con un total de 3.354 alumnos matriculados en estos centros y 244 profesores.

El alcalde de Cuenca ha recordado como fruto del acuerdo firmado entre el PSOE y Podemos para que Page pueda aprobar sus presupuestos regionales y seguir siendo presidente de Castilla-La Mancha, “el PSOE se ha comprometido a congelar este año la inversión en los centro concertados y ha anunciado una progresiva eliminación de esta asignación”.

Mariscal ha lamentado que este tipo de decisiones estén  motivadas únicamente por prejuicios ideológicos  y cesiones a sus socios de gobierno, “y lamentablemente no estén fundamentadas en un análisis serio y riguroso, en un estudio de la eficacia de estos centros y la oferta y la demanda de los colegios públicos y concertados, y en un consenso con la comunidad educativa”.

Por su parte, María Jesús Bonilla ha afirmado que “en el Partido Popular estamos indignados con la decisión de Page de coartar los derechos de las familias y con el precio que ha tenido que pagar el PSOE, mermando la libertad de los padres a elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos”.

Por ello, la diputada nacional ha reiterado que “estamos del lado de los padres, de los alumnos y de todos aquellos profesores que temen por sus puestos de trabajo; nosotros creemos en la convivencia de la educación pública y la concertada y en la libertad de elección de los padres”.

Asimismo, Bonilla ha emplazado a los dirigentes del PSOE  a que hagan las cuentas porque nos venden este acuerdo como una medida de ahorro cuando una plaza concertada cuesta al erario público la mitad que una plaza pública y cuando no hay capacidad en los centros públicos existentes a fecha de hoy para acoger a todos los alumnos de la concertada.

En el caso del Batan, centro de Formación Profesional concertado en la localidad de Huete, su concejal Manuel Olarte ha asegurado que el hecho de potenciar la enseñanza pública “nunca debe significar eliminar la concertada porque esta atiende a una parte fundamental de la sociedad”.

Olarte ha expuesto como este centro de Huete se nutre de alumnos de toda la provincia de Cuenca, e incluso de Castilla-La Mancha, que quieren aprender temas forestales y de medio ambiente, “con todo lo que esto supone para nuestro pueblo”.

Por último, la alcaldesa de San Clemente, localidad que tiene dos centros concertados, uno de ellos de discapacitados, ha reiterado la necesidad de que los padres puedan elegir libremente la educación de sus hijos y ha alertado sobre la perdida de empleo que podría suponer la eliminación de estos centros y sus negativas consecuencias para los municipios que los albergan.

Especial hincapié ha puesto en el colegio concertado de educación especial, sobre el que ha recordado como hace años pasaron grandes dificultades económicas por culpa de los impagos del anterior Gobierno de Barreda “y ahora que levantaban cabeza, otra vez se crea la  incertidumbre y se augura la muerte anunciada de este centro y del resto”.